El caso de la nueva filtración de documentos del Vaticano, conocido como el Vatileaks2, amenaza con convertirse en un escándalo de dimensiones todavía mayores. El diario La Repubblica publicaba este lunes, en exclusiva, la confesión que el sacerdote riojano Lucio Ángel Vallejo Balda entregó a su primer abogado el pasado 8 de noviembre. Según el periódico italiano, Vallejo reconocía haber mantenido relaciones carnales con Francesca Imacolata Chaouqui, la relaciones públicas a la que él mismo introdujo en la Comisión investigadora de los organismos económicos y administrativos de la Santa Sede (COSEA).

Vallejo Balda relata que Chaouqui le sedujo en Florencia el 28 de diciembre de 2014. Él, inmediatamente después de haber “consumado”, se arrepintió y buscó alejarse de la mujer.
Moseñor Balda relata que entonces, la relación entre ambos se hizo entonces muy difícil, que se vió con una psicóloga que le recomendó que guardara silencio.
 “Ella se volvió violenta y le escribió mensajes como 'gusano, eres un gusano' o 'eres un idiota'".

Según Vallejo Balda fue Francesca Imacolata Chaouqui quién le presionó para que entregue algunos documentos.

En esta especie de "declaración" y admisión, el sacerdote afirmaría que ante estas presiones filtró los documentos "menos peligrosos, dañinos (para el Vaticano) o de menos valor".
Lucio Ángel Vallejo Balda llega a expresar sus sospechas de que Chaouqui pertenecía a los servicios secretos italianos:
“Ella me decía que pertenecía a los servicios secretos italianos y que su unión con Corrado Lanino era un matrimonio de fachada. Un día me mandó fotos de Corrado con otra mujer y escribió: ésta es su verdadera mujer”.

Cruce de declaraciones
Chaouqui ha respondido asegurando que se trata de "mentiras" y que se querellará contra el sacerdote y "lo desnudará hasta dejarle en calzoncillos". Y añade que Vallejo Balda, es "un viejo cura al que no le gustan las mujeres»

La relaciones públicas acusó el pasado 28 de noviembre en su perfil de Facebook, donde escribe casi cotidianamente sobre este caso, que "Vallejo entregó a los periodistas el archivo entero del COSEA" al haber visto en Nuzzi "como hizo el mayordomo (de Benedicto XVI) un último recurso para sacudir las conciencias".

Gianluigi Nuzzi, autor del libro Via Crucis , también procesado , hizo público en el programa televisivo que presenta, 'Quarto Grado' de canal televisivo 'Retequattro', los mensajes de 'Whatsapp' que intercambiaba con Vallejo.

En ellos, según asegura Nuzzi, Vallejo le informaba de que estaba "preocupado" por la situación en el Vaticano, donde le decía que existe "una guerra abierta".
Ante la acusación de haber obtenido la información con métodos "ilícitos", Nuzzi ha declarado siempre que en los mensajes que intercambiaba con Vallejo y que forman parte del sumario se puede observar que nunca "presionó" al sacerdote.