Un secretario de Estado, abogados y altos asesores del Estado. Todos ellos miembros del Consejo de Administración de la empresa pública Acuamed sabían de la existencia de supuestas operaciones fraudulentas. Así lo recoge el relato del testigo clave del caso, Francisco Valiente.

El que por 2014 era director de Construcción de Acuamed, según recoge la Cadena SER, hizo llegar por todos los medios la existencia de las operaciones a los distintos responsables de la empresa pública, así como al Ministerio de Agricultura, pero nadie le hizo caso.

Testimonio calve
El relato de Valiente es el que ha permitido a la Fiscalía destapar la conocida como Operación Frontino, que investiga delitos de cohecho, malversación, prevaricación, fraude y organización criminal entre otros.

Fue a principios de marzo de 2014 cuando Francisco Valiente halla graves irregularidades además de actividades negligentes, las que intenta hacer llegar a los altos cargos de Acuamed. El dos de abril, la secretaria del consejo recoge el requerimiento notarial presentado por Valiente y lo lleva a la reunión.

Según el relato, al que da total veracidad el juez Velasco de la Audiencia Nacional, el Consejo de Administración decide no analizar el grueso del requerimiento con la denuncia de Valiente y decide despedirlo al instante.

Tras su destitución, Valiente decidió acudir directamente a la Fiscalía Anticorrupción que empezó a investigar y ha dado como resultado la detención del director general de Acuamed, así como de otros altos cargos y empresarios.

Contradicción con el director
El presidente del consejo de administración de Acuamed, Pablo Saavedra, aseguró este martes que la destitución de Francisco Valiente de su cargo de director de Construcción no fue motivada por la denuncia que hizo de las irregularidades, versión que contradice totalmente la de Valiente.

Saavedra aseguró, con respecto a la denuncia de irregularidades, que no la tuvieron en cuenta porque no tenían ninguna relevancia penal, también todo lo contrario que opina el juez de la Audiencia Nacional tras ordenar la detención de 13 personas.

Relación directa con Moncloa
Da la casualidad de que algunos de los miembros del Consejo de Administración de Acuamed están estrechamente relacionados con la cúpula del Gobierno de Mariano Rajoy. Uno, quizás el más llamativo, Eduardo Ribas Steegmann, es nada menos que el Director del Gabinete del Secretario de Estado de relaciones con las Cortes. Secretario de Estado, José Luis Ayllón, que es mano derecha de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, a la que acompaña como sombra desde que entre los dos dirigían el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso durante la última legislatura de Zapatero. La otra presencia de Moncloa es la de la Asesora del Departamento de Asuntos Jurídico-Institucionales del Gabinete de la Presidencia del Gobierno. O si lo prefieren, una asesora de Jorge Moragas, el ‘hombre de Rajoy’.