El jurado popular, compuesto por nueve miembros, que lleva dos semanas juzgando el caso de los espías de al Comunidad de Madrid han declarado no culpables a los acusados. Los seis, tres guardias civiles y tres policías, han sido absueltos.

Así lo ha anunciado este jueves la Audiencia Provincial de Madrid.

Durante el proceso declararon altos cargos del PP y de la Comunidad de Madrid, entre otros, los expresidentes regionales Esperanza Aguirre e Ignacio González.

Los jurados han declarado no culpables por unanimidad a José Luis Caro, Antonio Coronado, José Oreja y José Manuel Pinto. Con mayores reticencias pero con igual resultado, han absuelto a Miguel Castaño y Sergio Gamón. Este último era el jefe de los otros acusados en la Dirección General de Política Interior, de la que era el director. La decisión se ha tomado con la mayoría de cinco votos contra cuatro.

Señalaron a Manuel Moix

El excomisario Jaime Barrado afirmó durante en el juicio por el espionaje político en Madrid que hubo "cortapisas" para llegar "a la verdad" de los hechos y ha subrayado que advirtió "irregularidades" del exfiscal jefe Manuel Moix, indicando que se quejó al comisario general pero todo quedó "en un cajón".

"El señor Juan Luis (Olivera) intentó guiarme la investigación", ha aseverado el testigo a preguntas de uno de los abogados. Ayer, el entonces jefe de la Unidad reconoció que los acusados eran "unos mandados".

"No me fiaba ni de Moix ni de Olivera", dijo. A preguntas sobre si denunció estos hechos, recalcó que remitió una nota al Comisario General, pero se "quedó en el cajón" porque no hubo consecuencia. "¿Era usted conocedor de que acusaban vilmente a los acusados?", le preguntó el abogado de Sergio Gamón, a lo que el testigo replicó con un "no" rotundo.