El Papa Francisco ha pedido este domingo a "parroquias, comunidades religiosas y monasterios" de Europa que acojan a refugiados como gesto previo al Jubileo de la Misericordia y ha anunciado que así lo van a hacer en los próximos días "las dos parroquias del Vaticano".

"Ante la proximidad del Jubileo de la Misericordia, pido a las parroquias, a las comunidades religiosas, a los monasterios y a los santuarios de toda Europa que acojan a una familia de refugiados. Un gesto concreto en preparación al Año Santo de la Misericordia", argumentó el Papa durante su discurso después del rezo del Ángelus dominical al referirse a la crisis migratoria.

Jorge Bergoglio recordó que la misericordia de Dios viene reconocida a través de las obras humanas "como ya testimonió la vida de la beata Madre Teresa de Calcuta", fallecida el 5 de septiembre de 1997. Por ello, se dirigió expresamente a los obispos y pastores del Viejo Continente para pedirles que cumplan con esta petición, "recordando que misericordia es el segundo nombre del amor: 'Todo lo que hayáis hecho en favor del más pequeño de mis hermanos, a mí me lo habéis hecho'".

El papa Francisco abordó el programa del éxodo migratorio que afronta Europa para incidir en que "no vale decir solo: 'Valentía, paciencia'", sino que hay que ofrecer a estas personas una esperanza concreta.

"Ante la tragedia de decenas de miles de refugiados que huyen de la muerte por la guerra y el hambre, y que han emprendido una marcha movidos por la esperanza, el Evangelio nos llama a ser 'próximos' a los más pequeños y abandonados. A darles una esperanza concreta", concluyó.