La Princesa de Asturias ha llegado poco antes de mediodía a la parroquia de la Asunción de Nuestra Señora, en el barrio madrileño de Aravaca, para tomar la primera comunión acompañada por sus padres, los Reyes, y su hermana, la infanta Sofía, así como don Juan Carlos y doña Sofía y sus abuelos maternos. Además de los padres de la Reina, Jesús Ortiz y Paloma Rocasolano, a la ceremonia religiosa también asisten la bisabuela de la Princesa Leonor, María del Carmen Álvarez del Valle -abuela paterna de doña Letizia-, y Ana Togores, la actual esposa de su abuelo materno.



Leonor y su hermana han llegado a la entrada del templo de la mano de sus padres y los cuatro han saludado al medio centenar de vecinos de Aravaca que les aguardaban desde una hora antes junto a las rejas exteriores de la iglesia y que les han vitoreado en varias ocasiones. Unos pasos más atrás, les acompañaban el Rey Juan Carlos y la Reina Sofía, quienes, antes de entrar en el recinto de la iglesia, han coincidido con Paloma Rocasolano y la han saludado con dos besos.

Un centenar de profesionales de los medios de comunicación han seguido la llegada de la Familia Real desde una zona acotada para ellos en el interior del recinto de la parroquia, frente a la entrada al templo, ubicada en el centro de Aravaca, mientras la inmensa mayoría de los vecinos de esta zona del barrio seguían con su actividad cotidiana, al margen de la ceremonia.

La princesa Leonor, de nueve años y bautizada el 12 de enero de 2006, ha recibido el sacramento de la comunión en una ceremonia religiosa colectiva junto a una veintena de compañeros de cuarto curso de Primaria del cercano Colegio Santa María de los Rosales, vestida con el uniforme del centro: chaqueta azul marino con el escudo del colegio y falda gris. La sobriedad de uniforme contrasta con los trajes de diseño de Letizia, su hija Sofía y el resto de las asistentes.



Cristina, la gran ausente
Tras la ceremonia, Leonor y sus familiares se trasladarán a la Zarzuela para celebrar allí un almuerzo privado. En esta celebración, la gran ausente será la infanta Cristina, hermana del Rey y que vive distanciada de la Familia Real desde su imputación en el escándalo Nóos. A la comunión de Felipe tampcoo acudió su abuelo, Don Juan. Tal y como señalaba ayer Vanitatis, el conde de Barcelona seguía entonces muy enfadado con Juan Carlos por haber aceptado la petición de Francisco Franco de que fuera el nuevo monarca, saltándose así el orden dinástico que debía convertir a Don Juan en Rey. De hecho, el padre del rey emérito era reincidente con su actitud, pues también había faltado a las comuniones de las infantas  Elena y Cristina.

Casualidades del destino, ahora es la infanta Cristina quien se ausentará en la comunión de su sobrina y heredera al trono. Lo cierto es que el colegio Santa María de los Rosales sólo ha permitido acudir a la ceremonia a un reducido número de invitado y que la otra tía de la niña, la infanta Elena, tampoco ha estado presente.