Nueve años después de que la selección española de fútbol uniera a nuestro país tras ganar el Mundial en Sudáfrica, la selección de baloncesto ha hecho lo propio en China, tras arrollar a Argentina en la final (75-95). Una victoria que se ha labrado gracias a una oda a la defensa, y con un Ricky Rubio (MVP del torneo) y un Marc Gasol imparables. 

[related:1]

Y el oro ha conseguido que por unas horas, en la política no existan ideologías, y es que los principales dirigentes de las formaciones representadas en el Congreso de los Diputados se han apurado en celebrar este triunfo histórico. 

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que nunca ha ocultado su amor por el baloncesto, ha sido una de las primeras personas que ha celebrado la victoria. El secretario general del PSOE se ha mostrado eufórico y ha destacado la "lección de trabajo, de compañerismo y de defensa" de los hombres de Scariolo.

Y por fin, Sánchez ha coincidido en algo con el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. Este, otro gran amante de este deporte, ha resaltado que "pocos confiaban en esta selección, pero la perseverancia y el compañerismo pueden con todo". Asimismo, el dirigente de la formación morada también ha tenido unas bonitas palabras para la subcampeona del mundo: "Emociona también ver a la afición argentina animando hasta el final a un equipazo que ha hecho un gran torneo". 

En cuanto al líder de la oposición, Pablo Casado, ha señalado que "saben ganar y ganan porque son extraordinarios". "Un equipo ganador que nos enorgullece", ha escrito el presidente del Partido Popular. 

Por su parte, Albert Rivera ha destacado el "orgullo" de esta selección que nos ha regalado un "final inolvidable", y ha agradecido uno a uno a todos los jugadores españoles. 

Y por último, Santiago Abascal también se ha querido sumar a estas felicitaciones. "¡España arrolladora y campeona! Un orgullo ver a ese equipazo pelear y dominar así", ha escrito el presidente de Vox