El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha reclamado que el uso de drones en el Campo de Gibraltar en la lucha contra las mafias del narcotráfico y de tráfico de inmigrantes.

En una nota de prensa, el SUP explica que las aeronaves no tripuladas, conocidas popularmente como "drones", son usadas en diferentes sectores públicos y privados en áreas como la investigación científica, la agricultura, la topografía, la meteorología, los incendios forestales, y en tareas militares, "actividad ésta en la que radica sus orígenes".

"El uso de drones no es nuevo en las fuerzas policiales, ya está siendo usado en multitud de países, sobre todo en control y lucha contra el narcotráfico, contrabando, control de fronteras, así como en tareas más especializadas de vigilancia e investigación antiterrorista", añade el SUP.

El sindicato cree que la puesta en marcha de un plan específico de actuación con drones policiales por parte de la Policía Nacional española en el
Campo de Gibraltar "significaría dar un paso adelante en la lucha contra las diferentes mafias que asolan la zona, mafias de narcotráfico y de tráfico de personas que cada día, lamentablemente, demuestran tener más capacidad operativa; con medios de última generación como narcolanchas, vehículos 4x4, radares, armas, etc".

Mensaje al ministro
Según el SUP, las capacidades de estas aeronaves no tripuladas son "excelentes" ya que pueden portar cámaras de vídeo de alta resolución para vigilar grandes extensiones de costa o fronteras, grabar actos delictivos, hacer un control y seguimiento en investigaciones judiciales, búsqueda y rescate de personas o para recabar elementos probatorios.

"Ya hemos comprobado, recientemente, cómo el nuevo titular del Ministerio del Interior [Fernando Grande-Marlaska] quiere apostar por la prevención y la seguridad; encargando un estudio sobre la retirada de las "concertinas" de la valla fronteriza en Ceuta y Melilla", indica el SUP, que considerado que el uso de drones en el Campo de Gibraltar daría "mucha prevención" y seguridad para los agentes policiales, que sufren violentos ataques a pedradas".