Quien así se manifiesta es José Antonio Sentís, director general de El Imparcial, en un artículo publicado este miércoles en el diario online que dirige titulado “El PP, único partido o partido único”. Pero antes de llegar a la conclusión que se ha reproducido -la desaparición del PSOE y la hegemonía absoluta del PP- el periodista expone la principal argumentación que la soporta y que no es otra -además de que el partido de la derecha ha sabido aglutinar casi todas las sensibilidades políticas posibles- que el PSOE ha sufrido una “progresiva ausencia de cuadros formados”. “No es casualidad -afirma Sentís- que sus últimos números dos, José Blanco y ahora Elena Valenciano, ni siquiera tuvieran tiempo o ganas de terminar una carrera universitaria. Situación contraria, en líneas generales, a la del PP. Y no hacen falta demasiados ejemplos, pero en el partido presidido por un registrador de la propiedad, sus números dos y tres, ambas mujeres, son abogadas del Estado”.

El director de El Imparcial demuestra estar afectado por una “titulitis” en grado severo. La de medir la capacidad intelectual y de acción política con el baremo de los diplomas colgados en las paredes y por el tiempo dedicado a la preparación de oposiciones para obtener un puesto de trabajo vitalicio en órganos de las Administraciones Públicas; trabajo estable y seguro que, una vez conseguido, se le niega a los demás -a través de reformas laborales salvajes al servicio del empresariado- y unas Administraciones Públicas a las que, cuando ya están en sus manos, se les pretende privar de su función de servicio a la colectividad -vía draconianos recortes presupuestarios-.

Efectivamente, señor Sentís, la derecha siempre gozará de más títulos, postgrados, masters y oposiciones que la izquierda y como le considero persona capaz e inteligente -aunque desconozco los títulos que adornan su despacho- no le voy a explicar el porqué de esta circunstancia. Lo que sí quisiera es, dado que usted es portavoz de un pensamiento con bastante predicamento en la opinión pública, hacerle una pregunta en relación con el contenido de su artículo y que está relacionada con su afirmación de que el PP aglutina multitud de sensibilidades políticas. ¿En cuál o en cuáles de estas sensibilidades se podría encuadrar a destacados dirigentes del PP -que a título de ejemplo son sólo de una única comunidad autónoma- como Francisco Camps, Eduardo Zaplana, Rita Barberá, Federico Trillo-Figueroa, Esteban González Pons o Carlos Fabra? ¿Quizás en la última de las que usted menciona: la socialdemocracia moderada?

Y una última curiosidad. Usted participa en varias tertulias que se celebran en distintos medios de la televisión pública. ¿Cuál prefiere la de Alto y Claro de Telemadrid donde todos los tertulianos son muy afines ideológicamente a usted como Isabel  San Sebastían, Salvador Sostres, Hermann Tertsch y  Melchor Miralles o la de 59 segundos de TVE en la que ha de confrontar sus ideas con Fernando Ónega, Margarita Saenz-Diez, José María Calleja y Antonio Casado? Mucho me temo que el título de su artículo es bastante elocuente y contesta por sí mismo a la pregunta: El PP partido único de España. Y, además, ¡es que tiene tantas sensibilidades! ¿Verdad?

Gerardo Rivas Rico es licenciado en Ciencias Económicas