El secretario general del PSPV, Ximo Puig, ha vinculado, tras conocerse la dimisión del secretario autonómico de Cultura, que la salida de Rafael Ripoll está ligada directamente a sus responsabilidades en la compra de Valmor y ha apuntado que se trata “de un intento de limpiar a través de la segunda línea las responsabilidades políticas del presidente y su gobierno en el caso Valmor”, donde, tal y como han denunciado en reiteradas ocasiones desde el PSPV, “se han producido numerosas irregularidades y un despilfarro de más de 300 millones de euros que no han podido destinarse a garantizar una educación y una sanidad de pública y de calidad”.

Nadie asume responsabilidades
En este sentido, el líder de los socialistas valencianos ha lamentado que a pesar de que el del caso Valmor ya haya provocado la dimisión de Lola Johnson, de la ex subdelegada del gobierno, Paula Sánchez de León y ahora del secretario autonómico de Cultura y Deporte, “todavía nadie del Consell haya asumido las responsabilidades no solo judiciales, sino también políticas de este despropósito que fue la organización de las pruebas de F1”.

Desbandada en la Generalitat
De esta forma, Puig, se ha mostrado convencido de que en la Generalitat “se está produciendo una desbandada de cargos públicos porque todos tienen ya la sensación de fin de ciclo” y ha instado al presidente de la Generalitat a asumir “las responsabilidades de su gobierno al incurrir en gastos millonarios e irregulares que han provocado que la Comunitat se encuentre en una situación de emergencia”. “Los cargos de la segunda línea del Consell son conscientes de que su futuro ya no pasar por seguir en la Generalitat “.

Proyecto de futuro
Por ello, el líder del PSPV ha ofrecido un proyecto de unidad a los valencianos “con el que pasemos del problema a la esperanza y que luche colectivamente contra la corrupción”. “Ripoll y el resto de altos cargos que han abandonado en los últimos meses al presidente Fabra son conscientes de que este Gobierno es incapaz de poner solución a los problemas de financiación, desempleo y desmantelamiento del estado del bienestar que han provocado durante sus veinte años al frente de la Comunitat”.