A un mes de las elecciones municipales y autonómicas se consolida el desplome del Partido Popular en la Comunidad Valenciana y la oportunidad histórica de las fuerzas de la izquierda de gobernar en la región, como vienen vaticinando durante meses la mayoría de las encuestas. Según un sondeo de El País publicado este domingo, los populares perderían la mitad de los votos, con el PSOE pisándole los talones y el ascenso de dos nuevas fuerzas políticas: Ciudadanos y Podemos.

Del 49,3% de votos al 24,5%
Frente al 49,3% de los votos conseguidos en 2011, cuando el PP se quedó con 55 escaños en las Corts, los populares ahora sólo serían respaldados por el 24,5% del electorado. Muy cerca, a sólo 3,5 puntos, los socialistas valencianos conseguirían 23 escaños, aunque perderían 10 diputados.

Ni con el auxilio de Ciudadanos
Según este sondeo, el Partido Popular, que ha campeado a sus anchas en esta comunidad durante décadas, tendría difícil formar Gobierno ya que no conseguiría la mayoría necesaria (45 diputados) ni con la ayuda de Ciudadanos, si esto fuera posible.

Ciudadanos y Podemos
Las dos fuerzas emergentes, Ciudadanos y Podemos se estrenarían en las Corts Valencianas con 17 escaños cada uno. Por su parte, Compromís aumentaría de 6 a 9 sus representantes, y Acord Ciutadá - Izquierda Unida, se mantendría con 5. UPyD se quedaría sin representación en la Cámara.

Si las cuatro fuerzas de centro-izquierda fueran capaces de cerrar un pacto político, lograrían cuatro diputados más que la mayoría absoluta, sería posible un Gobierno progresista en la Comunidad.

Tampoco conseguirían la mayoría en el Ayuntamiento
En el Ayuntamiento de Valencia, el Partido Popular, con Rita Barberá a la cabeza, tampoco lo tiene fácil; perdería 12 de sus 20 concejales, y empataría con Ciudadanos que, según el sondeo, incluso podría ganar las elecciones en número de votos. València en Comú, la plataforma que integra a Podemos conseguiría 6 actas y quedaría en la tercera posición, seguida del PSOE, con cinco concejales (ahora tiene 8).Compromís pasaría de 3 a 4 concejales e Izquierda Unida se mantendría con 2.

Como ocurre con el Gobierno autonómico, también en el Ayuntamiento de Valencia, una coalición de centro-izquierda conseguiría mayoría suficiente para gobernar, mientras que PP y Ciudadanos se quedarían a un concejal de esa mayoría.

Fabra y Barberá, los únicos que suspenden
En cuanto a la valoración de los candidatos, todos aprueban en valoración de los ciudadanos, en mayor o menor medida, salvo los dos del Partido Popular, el actual presidente de la Generalitar, Alberto Fabra, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.