[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"26283","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-282782","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"645","height":"374","alt":"El exsecretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, a su salida del juzgado de instrucci\u00f3n n\u00famero 2 de Majadahonda tras declarar ante el juez despu\u00e9s de presentar una solicitud de "}}]] El exsecretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, a su salida del juzgado de instrucción número 2 de Majadahonda tras declarar ante el juez después de presentar una solicitud de 'habeas corpus'. Francisco Granados es conducido de nuevo al calabozo de Las Rozas. EFE/Archivo



Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil se han desplazado a Suiza para realizar un registro de un banco en busca de pruebas de blanqueo de capitales dentro de las investigaciones de la 'Operación Púnica', una trama de corrupción a nivel local y autonómico que llevó a varios políticos a la cárcel, entre ellos el ex número dos de Esperanza Aguirre en el Gobierno de la Comunidad y en el PP de Madrid, Francisco granados. En el registro del banco participan también policías del país helvético. De momento no ha transcendido el nombre del banco que se está registrando.

El chalet del socio de Granados
La 'Operación Púnica' destapó que una amistad de toda la vida entre Francisco Granados y David Marjaliza era también una asociación de favores mutuos para ganar dinero. Granados fue durante años alcalde de Valdemoro y David Marjaliza un constructor al que, casualmente, se le adjudicaron la mayoría de los proyectos y las recalificaciones de suelo del municipio. Prácticamente al mismo tiempo que se procedía al registro del banco suizo, el juez Velasco autorizaba a la Guardia Civil para que registrara el chalé de Marjaliza en busca de obras de arte y objetos valiosos con cuya compra se habría blanqueado dinero supuestamente procedente del cobro de comisiones.

La pista de Singapur
Las investigaciones sobre la Operación Púnica han llevado hasta Singapur y hace varios días el juez de la Audiencia Nacional que instruye el caso, Eloy Velasco, tomó declaración en calidad de imputados a dos empresarios españoles afincados en el país asiático, para que dieran detalles sobre una operación de compra venta de 18 cuadros, cinco fotos, cuatro esculturas y 185 plumas estilográficas de colección. Esa operación fue con la que justificó el constructor Marjaliza la entrada de 4,2 millones de euros en sus cuentas en Suiza.

Hacienda cree que Marjaliza gastó 7 millones en obras de arte
El juez Velasco cuenta con informes de la Agencia Tributaria según los que entre los años 2003 y 2013 empresas vinculadas al empresario madrileño gastaron más de 7 millones de euros en comprar joyas y relojes de lujo. La Agencia Tributaria descubrió una intensa actividad comercial con una empresa dedicada a la comercialización de joyas a nivel mundial, Gold Diamond Joyeros SL. Además se ha constado la compra/venta de obras de arte por importe de 4,2 millones de euros que acabaron ingresados en una cuenta de Ibercaja de Valdemoro a nombre de una empresa del empresario.

Un millón por 92 plumas estilográficas
En el trasiego de compra/venta de objetos de arte y objetos de colección destaca la adquisición de 92 plumas estilográficas de colección que salen a una media de 14.600 euros por pieza. Según la Agencia Tributaria cuadros, esculturas, fotografías y plumas no acabaron en Singapur sino en Suiza, país al que llegaron en un camión de una compañía especializada en el transporte de objetos valiosos. En Suiza Granados y Marjaliza tenían cuentas opacas a Hacienda en el banco UBS.