Foto de archivo de Rajoy junto a Jaime Mayor Oreja y Esperanza Aguirre, en el balcón de Génova, celebrando la victoria en las Europeas (EFE) Foto de archivo de Rajoy junto a Jaime Mayor Oreja y Esperanza Aguirre, en el balcón de Génova, celebrando la victoria en las Europeas (EFE)



Mariano Rajoy ya ha decidido quién será el cabeza de lista del PP a las próximas elecciones europeas: Jaime Mayor Oreja. Repite pues como candidato y la decisión sorprende a unos aunque a otros no tanto. Según ha podido saber ELPLURAL.COM "si no hay cabreos de última hora" del presidente del Gobierno y del PP con el político vasco, la decisión ya está tomada y no ha sido fácil para el líder del PP, que ha tenido que tragarse algunos sapos del política vasco claramente alineado con Aznar.

Guiño al ala dura del PP
Tanto en Moncloa como en Génova saben que la aplicación de la ‘doctrina Parot’ y la excarcelación casi diaria de etarras ha abierto una herida profunda por la que sangra buena parte del electorado del PP. Es una sentencia de un Tribunal, nada más y nada menos que del Tribunal de Estrasburgo, y en un Estado de Derecho las sentencias se cumplen gusten o no. La derecha mediática ha hecho todo lo que ha podido para culpar al PSOE y 'criminalizar' al magistrado español del Tribunal, López Guerra, pero las asociaciones de víctimas del terrorismo creen que el Gobierno podía haber hecho mucho más para impedir o descafeinar la aplicación de esa doctrina. No hay que olvidar que inicialmente el Gobierno dijo que la sentencia solo era para la etarra Inés del Río, pero en un mes ya han salido a la calle 41 etarras. ¿Podía haber hecho algo el Gobierno, a través del Consejo de Ministros? las víctimas creen que sí. Y en todo caso las imágenes de etarras saliendo de la cárcel sonrientes se producen con el PP gobernando.

Jaime Mayor Oreja sintoniza con las asociaciones del víctimas que controla el PP y con el 'ala dura' del partido. Su viraje político en este asunto ha sido llamativo. Siendo Ministro de Interior de Aznar afirmó que "no le importaría" sentarse a negociar con ETA, bien es cierto que eran los tiempos en los que el propio Aznar llamaba a ETA "Movimiento Vasco de Liberación Nacional", pero tras la ruptura de la tregua por parte de los terroristas el viraje de Aznar y Oreja fue absoluto. Repescando a Mayor Oreja como cabeza de lista a las europeas Rajoy hace un guiño claro al sector del PP que más le critica.

Tapón a la doctrina Parot y guiño a los aznaristas
Pero además con la designación de Mayor Oreja Rajoy lanza otro mensaje, que está en sintonía con la furibunda oposición a la Doctrina Parot 'pero que no le queda más remedio que aplicarla' y, sobre todo, lanza un mensaje interno a su partido: no va a la guerra contra Aznar y los suyos. Tanto la actual dirección del partido como en Moncloa saben que deshacerse de Mayor Oreja, más los intentos de que Ana Botella no repita como alcaldesa, sería ya una declaración de guerra abierta a Aznar y los suyos. Así pues, Rajoy utilizará la lista a las europeas para solucionar líos internos.

Otros que se quieren ir a Europa
Tal y como está el patio nacional, con la clase política desprestigiada y con una crisis que se alarga y se alarga, son muchos los políticos del PP y del PSOE que quieren irse a Bruselas. En realidad da la impresión de que quieren salir corriendo. Es de dominio público que el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, quiere irse de Comisario a Bruselas aprovechando el hueco que dejará Almunia. Desde que España ingresó en la Unión Europea el PP solo ha logrado colocar a uno de los suyos en la Comisión, la fallecida Loyola de Palacio y Cañete quiere un puesto que da prestigio, buen nivel de vida (aunque él ya lo tiene) y le aleja del lío nacional. Un buen colofón a su carrera.
Otro ministro que quiere irse a Bruselas es el de Economía, Luis de guindos, que intenta ser candidato a presidir el Eurogrupo. Le daría poder y prestigio e influencia en el mundo que le gusta, el de los bancos y los negocios. Tiene algunos problemas, España es un país con graves problemas aunque el año que viene ya no esté oficialmente rescatado, y la quiebra y nacionalización de Bankia pesan sobre su cabeza. Para la historia quedan las palabras dichas por el Presidente del Banco Central Europeo ante el Parlamento Europeo sobre la nacionalización de Bankia: "se hizo de la peor manera posible". Jamás un presidente del BCE había sido tan duro públicamente con un gobierno nacional y Mario Draghi no se caracteriza por sus salidas de tono.