Tomé Quiroga deberá comparecer ante un tribunal de Bruselas la próxima semana y será transferido a España en un plazo que dependerá de los recursos que se presenten en las instancias belgas, explicó la portavoz de la fiscalía, Lieve Pellens. La detención fue ejecutada por las autoridades belgas en aplicación de una euro-orden dictada por la Audiencia Nacional española, añadió la fuente, que no pudo revelar el lugar concreto de Bélgica donde se llevó a cabo el arresto.

Sin registrar en Bélgica
El detenido "no contaba con ningún domicilio fijo" ni estaba registrado de ninguna forma en el país, añadió Pellens. La Audiencia Nacional española dictó una orden de detención contra él para cumplir condena por varios atentados con explosivos perpetrados en la comunidad autónoma de Navarra y la provincia de Zaragoza que no causaron víctimas mortales, pero sí importantes daños materiales.

Atentados en los 80
El terrorista perteneció al "comando Saioa" de ETA y fue condenado en 1999 a 22 años de prisión por la colocación de sendos artefactos en una sucursal bancaria en Sangüesa (Navarra) y en un supermercado de Ejea de los Caballeros (Zaragoza) en 1983 y 1984, respectivamente. Además de por estos dos atentados, Tomé también fue condenado a 24 años de cárcel, aunque luego el Tribunal Supremo rebajó la pena a 17 años, por la colocación de explosivos "trampa" en un paraje de Navarra en 1985 destinados a agentes de la Guardia Civil.

Expulsado de Francia
El detenido hoy en Bélgica es natural de Pasajes (Guipúzcoa) y de 58 años, ya fue juzgado y condenado en París por asociación de malhechores en 1992 y expulsado de Francia en 1996, fecha en la que fue detenido en España. Su detención es la primera desde el anuncio de ETA del cese definitivo de la violencia.