Apoteósica, boyante, franca, natural, pinturera, revolera, brava…y sobre todo monumental, fue la ensordecedora pitada recibida por María Dolores Cospedal cuando el torero Enrique Ponce le brindó el primer astado de la tarde correspondiente a la corrida celebrada el viernes en Albacete enmarcada dentro del I Encuentro Internacional de Tauromaquia, que la presidenta de Castilla-La Mancha se ha sacado de la manga para elevar al toro, al torero y los ganaderos a la quinta esencia de la cultura, y que lejos de recibir las bendiciones del respetable éste reprochó el despilfarro y los recortes que la también secretaria general del PP lleva a cabo en la comunidad que preside desde 2011. De ahí el prolongado abucheo, como recoge el video grabado en la plaza de toros de la capital albaceteña, donde sí se puede apreciar al esposo de la presidenta, no así en las fotografías de la web de la Junta de Comunidades donde Ignacio López del Hierro vuelve a ser “escondido” a los ojos de los ciudadanos.



¿Cuánto ha costado la caprichosa y electoralista cumbre?
Pero cuánto cuesta pagar periodistas especializados en el mundo cornúpeta, o a TV 13 y su programa especial de El Cascabel desde Albacete, o a la Ser con su dedicación casi exclusiva en el programa de Molés, o a las cuadrillas de Enrique Ponce, Julián López 'El Juli', David Fandila 'El Fandi' o Miguel Ángel Perera, entre otros, eso partiendo de la base de que los toreros no cobraran por aquello de que la corrida era “benéfica”. Nadie sabe cuánto le ha costado a los castellano-manchegos la caprichosa y electoralista cumbre taurina que busca el reconocimiento cultural internacional de los toros. Y es que Cospedal se niega a dar una cifra, valorando, eso sí, “la aportación” del Ministerio de Wert, ministro que cortó la cinta inaugural junto a la secretaria general del PP. Aún es más, el subsecretario de Educación y Cultura, Fernando Benzo, rechazó también dar a conocer la cantidad ya que a su juicio ha sido un “congreso austero, barato y económico”. Sí, ¿pero cuánto ha costado estos prescindibles fastos, mientras que Cospedal recorta sin miramientos en sanidad, educación y dependencia, convirtiendo a Castilla-La Mancha en la comunidad donde se han despedido a más maestros, médicos y a más funcionarios?



¿Haremos el ridículo en la Unesco?
Lo que sí sabemos es que Cospedal y Wert están dispuestos a seguir trabajando para que los toros sean declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. Y no es broma, aunque lo peor de todo es que no solo se lo creen, también aseguran que “la tauromaquia es la manifestación cultural que más impregna nuestro lenguaje, nuestras tradiciones y nuestra forma de hacer las cosas”, señala la presidenta castellano-manchega, para seguidamente rematar la faena “a puerta gayola”, precisando que: “es una fiesta del pueblo español y no entiende de política ni de forma de pensar”. ¿Acaso Galicia no es España? ¿Y Canarias? ¿Y Baleares? ¿Y Asturias? Son algunas comunidades donde ya no se celebran (o a penas) festejos taurinos en sus plazas. ¿En qué quedamos, es o no Cataluña “pueblo español”, porque allí los toros están prohibidos? Por eso cabe preguntarse si en la Unesco no se reirán de nosotros cuándo pidamos declarar la tortura animal patrimonio de todos.

Cospedal con el sombrero de Ponce



Arriola intenta animar a la afición electoral…
Como decíamos al principio, a Cospedal le salió el tiro por la culata en su empeño de electoralizar cada acto que organiza. Y si la pitada recibida el sábado en la plaza de toros de Albacete fue histórica, no menos delirante fue la encuesta del domingo publicada por ABC en un intento de animar a la decaída afición electoral del PP, consciente como es de la debacle que se les avecina. El caso es que GAD3, o lo que es lo mismo, el gabinete demoscópico del hermano del exministro del PP Michavila y estrecho colaborador del gurú demoscópico de cabecera del presidente del Gobierno, Pedro Arriola, dice haber entrevistado a 2.002 personas (nadie sabe por qué 2.002 y no 2.000 o 1998), donde Cospedal no solo mantiene su mayoría absoluta, sino que la amplia holgadamente, convirtiéndose así en la única líder del PP que es capaz de subir en escaños mientras que el resto de sus compañeros ven descender considerablemente sus pretensiones electorales. Ciso Michavila ofrece 18 diputados para el PP, 11 para el PSOE y 4 para Podemos, a pesar de que en su misma encuesta el 51% dice que la gestión de Cospedal es “mala”, el 25,9 la cataloga de “regular” y solo el 19,6 asegura que es “buena”. ¿Cómo es posible, entonces, que siendo el 76,9 por ciento de los encuestados los que reniegan de su gestión alcance luego el 42,3% de los votos y 18 escaños? Una pregunta que el también comandante en la reserva y amigo de Arriola no ha despejado en su “encuesta”.

…Publicando dos encuestas por mes a favor de Cospedal
Así las cosas, habrá que esperar a Metroscopia (El País) y Sigma Dos (El Mundo), o a la encuesta autonómica del CIS, para conocer lo que los especialistas vaticinan ya en Castilla-La Mancha: un empate técnico entre PSOE y PP y la irrupción de Podemos. Según los sociólogos consultados por ELPLURAL.COM, “Cospedal solo podrá gobernar si tiene la mayoría absoluta y eso, hoy por hoy, se antoja imposible”, dicen. Fuentes que establecen una horquilla entre 14 y 15 diputados para el PSOE; 13-14 para el PP y 3-5 para Podemos. “Además, no podemos olvidar que GAD3 fue la empresa que daba como ganador a Javier Arenas por mayoría absoluta”, añaden las mismas fuentes, “dijeron que los populares obtendrían un mínimo de 55 y un máximo de 58 diputados; como todos sabemos el PP se quedó en 50 y no pudo gobernar”. Pero no solo eso, cómo se entiende, si no es para animar a los decaídos líderes del PP, que hace solo un mes, el 1 de febrero, el mismo periódico en su edición toledana publicara otra encuesta auspiciada por la Concapa (la “nada sospechosa” Confederación Católica Nacional de Padres de Familia de Alumnos) que también daba mayoría absoluta a los “populares” de la secretaria general. Ya solo queda que entre en juego NC Report para cerrar el círculo de las encuestas ad hoc que tanto gustan a Cospedal.

Cospedal con chaquetilla torera junto a Wert y El Juli