Alumnos del I.E.S. Libertad, abrigados en clase.



Entran a clase a las 8:30 horas cuando en el exterior rondan los tres grados bajo cero. Sin embargo, en el interior la temperatura tampoco es para lanzar cohetes, puesto que en ocasiones no se supera los seis grados sobre cero. Tanto frío hace, tan congelados están los alumnos, que permanecen en las aulas con abrigos, guantes, gorros de montaña y mantas que traen de sus casas para intentar combatir las gélidas horas que les esperan hasta las 14:10, cuando el timbre les anuncia el fin del suplicio y corren despavoridos en busca del calor confortable de sus hogares. Son alumnos del Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) “Libertad” (¡qué paradoja!) de la localidad toledana de Carranque, y este lunes se han echado a la calle para exigir a la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal, “más dinero, más gasoil y más horas de calefacción”.

Multitudinaria concentración
Y es que los alumnos y sus padres ya no pueden más. “Estamos hartos de hablar con el director, con la Consejería de Educación y con los políticos, que no hacen nada para evitar que nuestros hijos se congelen cuando si tuvieran  la calefacción más horas encendida esto no sucedería, al margen de si el centro está bien o no construido”, señala un padre a ELPLURAL.COM, que no ha dudado en participar en la multitudinaria concentración a las puertas del IES, hasta donde han acudido también vecinos y progenitores de las cercanas localidades de Ugena y Viso de San Juan, ya que muchos de sus adolescentes estudian en el centro.

Sufriendo los recortes de Cospedal
Todo esto es fruto de los salvajes recortes llevados a cabo por Cospedal, que desde que gobierna en Castilla-La Mancha “ha reducido hasta la extenuación el presupuesto de los centros y las partidas económicas que los institutos tenemos para pagar los gastos energéticos (luz, agua, calefacción…)”, comenta un profesor, que prefiere permanecer en el anonimato por miedo a represalias, al mismo tiempo que lamenta la  dejadez del equipo directivo: “los chicos tienen razón; los primeros en plantarnos teníamos que haber sido los profesores y negarnos a dar clase en esas condiciones casi bajo cero”. Razón no le falta a este docente, ya que los alumnos han expresado a través de las redes sociales su malestar e indignación con la dirección del centro (ver wasaps).

Situación ilegal y prevaricadora
En este sentido, el Gobierno de Cospedal estaría incumpliendo el Real Decreto 486/1997 que regula las disposiciones mínimas de seguridad y salud que deben cumplir los lugares de trabajo, entre ellas la temperatura. El decreto establece que la temperatura de los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas o similares estará comprendida entre 17 y 27°. Como trabajos sedentarios también se incluye la totalidad de las actividades que se realizan en los centros de enseñanza. La normativa afecta no solo a las aulas, oficinas o talleres, sino también a los pasillos, escaleras, servicios higiénicos, locales de descanso, de primeros auxilios, comedores, o cualquier local en el que el personal deba permanecer o al que pueda acceder en razón de su trabajo. Es decir, según esta ley, el Gobierno de Cospedal podría estar prevaricando (Ver Real Decreto).

Alumnos y profesores pueden abandonar el centro
Así las cosas, cualquier temperatura que se sitúe fuera de los márgenes citados está vulnerando la norma y por lo tanto la situación puede ser denunciada ante los responsables del centro y la autoridad. Aún es más, si las temperaturas son inferiores a 10 °C o superiores a 27, existe un riesgo importante para la salud de los profesores, así como del alumnado, por lo que si la dirección del IES no toma las medidas necesarias, la AMPA, delegados de curso, incluso los estudiantes y los profesores, podrán acordar la paralización de la actividad docente, según establece el R.D..

“Indignación y estupor” socialista
De ahí que la vicesecretaria y portavoz del PSOE de Castilla-La Mancha, Cristina Maestre, haya señalado a este periódico que le produce “indignación y estupor” que los dirigentes del PP pongan como ejemplo de sus políticas sociales o de empleo a nuestra comunidad autónoma. “Causa sonrojo escucharles decir estas cosas”, indica la portavoz socialista, “cuando hemos sido, en numerosas ocasiones, noticia nacional por los brutales recortes en materia de sanidad, educación o servicios sociales”, para finalizar comentando que, “en la convención del PP nos han intentado vender un mundo ideal que nada tiene que ver con la realidad”.