José Antonio Monago dejó este domingo atónitos a los extremeños. En una entrevista con el diario El Mundo no se cortó: "Yo podría pactar con Podemos. Cuando hablo de mi adversario nunca pongo líneas rojas. Siempre cabe la capacidad de entenderse dentro de un proyecto de desarrollo dentro de Extremadura".

"Psicologicamente, uno se asusta"
Si se tiene en cuenta la relación de la inmensa mayoría de líderes del PP con la formación de Pablo Iglesias -qué decir de Esperanza Aguirre, que anda incluso de pleitos con ellos-, este comentario ya es de por sí sorprendente. Pero es que el mismo Monago, menos de medio año atrás, en concreto el 1 de junio, en una entrevista en televisión declaró a Ana Pastor con el mismo desparpajo, justo lo contrario.

José Antonio Monago... un político en desesperada búsqueda de seguir mandando, sea con quien sea. Foto EFE



Se acababan de celebrar las elecciones europeas, y ante el 'fenómeno' Podemos Monago reaccionó muy diferente.., entonces sí que parecía tener muy claras líneas rojas. La sorpresa en Francia la habían dado los 'lepenistas', la extrema derecha. El presidente extremeño aprovechaba para contar cómo "psicológicamente uno se asusta", y comparar a los de Podemos con los del Frente Nacional francés: "A mí me asusta tanto la extrema derecha como la extrema izquierda".

En consecuencia, decía Monago, "Izquierda Unida es la izquierda, y Podemos está a la izquierda de la izquierda. Aunque no lo digo en tono peyorativo, los extremos no son ejemplos que a uno le agraden". No parecía muy favorable, por tanto, a hablar de pactos.

Las encuestas, cambian opiniones
¿Qué ha pasado entre estas dos declaraciones, sólo separadas por cinco meses? Quién mejor reflejaba lo que ha pasado era Sigma Dos, con una encuesta que hizo para el diario Hoy y que se publicaba la semana pasada. En ella (la reproducimos aquí) se descubría una dura realidad para Monago...

Cuadro encuesta Sigma Dos, para HOY de Badajoz



... su 'antinatural' sostén en el Gobierno, Izquierda Unida, desaparece, por un lado porque ha explosionado desde dentro, por otro porque 'se lo come' Podemos. Y si quiere seguir gobernando, el presidente extremeño no tiene otro agarradero..., esa "izquierda de la izquierda" que "psicológicamente" tanto le asustaba hace nada. Justo, hasta que vio las encuestas.