La huelga de recogida de basuras en Alcorcón se ha desconvocado después de 16 días. El comité de huelga ha ratificado el acuerdo alcanzado ayer por la noche y han cedido en su principal reclamación: que no se privatizara el servicio de recogida de vidrio, como se comprometió el alcalde, David Pérez, hace menos de un año. A cambio, han aceptado algunas mejoras laborales, como que una decena de trabajadores con contrato a tiempo parcial pasen a jornada completa cuando sea posible.

Los trabajadores de la empresa municipal Esmasa de Alcorcón han votado hoy a favor del pacto cerrado la pasada noche y han finalizado la huelga con 97 votos a favor del fin del paro, 27 en contra y 8 en blanco.

Garantizar el empleo
La dirección de Esmasa y el comité de huelga -CCOO, CSI-F y CGT- habían llegado a un acuerdo para poner fin a la huelga en la recogida de basuras que incluye, a cambio del traspaso de la gestión de la recogida del vidrio a Ecovidrio, garantizar el empleo, no disolver la empresa y más carga de trabajo.

800 toneladas
Tras el acuerdo, representantes de la plantilla han indicado a Efe que los trabajadores comenzarán a recoger la basura acumulada en las calles de la ciudad, que llegaron a registrar hasta 800 toneladas de desperdicios acumuladas hasta el pasado jueves, cuando la empresa pública Tragsa comenzó a participar en la recogida.

Una decena de contratos a tiempo completo
El secretario del comité de empresa, Jesús Santos (CGT), ha explicado que el acuerdo por escrito que han ratificado en una votación en urna los trabajadores implica que no se disuelva Esmasa y "no privatizar ningún servicio", salvo el de la recogida de vidrio. Ha considerado que no se ha cumplido el objetivo de los empleados, que era impedir la privatización del servicio de recogida de vidrio, aunque ha agregado que "a cambio" se han producido cesiones por parte del ayuntamiento. Entre ellas, ha citado que una decena de trabajadores con contratos a tiempo parcial pasarán a jornada completa este año, una vez se hayan reestructurado los turnos.

"Se ha impuesto la razón"
Mucho más contento se ha mostrado el polémico alcalde, David Pérez, en una rueda de prensa en que ha dicho que "al final" se ha impuesto la razón" en un paro que "nunca debió comenzar" porque "no había ninguna razón laboral" para su convocatoria. Según el alcalde de Alcorcón, al igual que la huelga no debería haber comenzado, tendría que haber terminado "hace mucho tiempo", porque el Ayuntamiento aseguró "siempre" que "no había ningún despido y ninguna rebaja salarial". Pérez ignoraba así que el paro era por su incumplimiento del convenio que firmó.



Sin cesiones
"También dijimos por nuestra parte que no podía haber ninguna cesión, porque no ha había habido ninguna agresión, entre comillas, a los derechos laborales", ha añadido. En opinión de David Pérez, la huelga se ha desconvocado "tal y como se convocó": sin que el Consistorio haya realizado ninguna cesión. El convenio con Ecovidrio, ha remarcado, se va a seguir firmando "como se había decidido firmar". "Recuerdo que la razón para la que se convocó esta huelga era para que no se firmara ese convenio y debo decir que se va a firmar", ha recalcado.

Palos a la oposición
"Nos hemos mantenido firmes y al final, cuando la razón asiste a las instituciones, la firmeza es el compromiso que hay con los ciudadanos", ha concluido tras calificar de "deslealtad" la actuación de los grupos de la oposición -UPyD, PSOE e IU- por no apoyarle en la decisión de reventar la huelga contratando a Tragsa sin que hubiera una declaración oficial de alerta sanitaria.