Maldita Hemeroteca le ha sacado los colores al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, quien ayer dio cuenta en el Senado de la actuación policial el pasado 1 de octubre, durante la celebración del referéndum en Cataluña.

Zoido ha echado mano de "fotos descontextualizadas", según explica Maldita Hemeroteca, para cargar contra los independentistas, como la famosa imagen de los niños sentados en la carretera C32, a la altura de Mataró, que valió a algunos para afirmar que se habían utilizado "bebés para cortar" la vía, durante la huelga del 8-N.

Maldita Hemeroteca recuerda, después de repasar vídeos e imágenes, que la carretera "la cortaron jóvenes y los menores estaban a más de 100 metros del corte y no había peligro para ellos porque el tráfico está cortado".






El ministro también ha dicho que el referéndum del 1-O no tenía garantías porque en muchos municipios había más votantes que personas censadas en esas localidades y en este punto Maldita Hemeroteca también desmiente Zoido al subrayar que esto "tiene explicación" y es que "la Generalitat activó el censo universal y si la policía cerraba un colegio, los ciudadanos podían votar en otros. También de otros municipios. Por eso, ese dato no demuestra ninguna manipulación. No decimos que no se hayan producido, pero Zoido no demuestra la veracidad de ese dato". 

Zoido ha incurrido, además, al menos en una decena de falsedades en sus explicaciones, según El Nacional.cat, como cuando se ha referido al "uso legítimo y proporcionado de la fuerza". Este diario recuerda que "se contabilizaran 1.066 personas heridas a raíz de los golpes de porra, los empujones e incluso el lanzamiento de pelotas de goma".

La "pasividad de los Mossos"
El ministro también ha dicho en relación con la intervención de la policía en el referéndum que sólo hubo problemas en 6-7 colegios electorales. En el resto, ha dicho, hubo "normalidad", pero según subraya el citado medio, el número de centros de votación afectados es en realidad mucho más ampliocomo se puede comprobar en este mapa de todo el territorio catalán. "Sólo en la demarcación de Barcelona ha habido denuncias ante los juzgados por agresiones de las fuerzas de seguridad del Estado en 26 puntos de votación", subraya el citado medio.

Zoido acusó a los Mossos de "absoluta pasividad" e "inacción" para justiciar el despliegue de policías nacionales y guardias civiles el 1 de octubre. El citado diario recuerda que las unidades de "la policía catalana cerraron más centros de votación que los cuerpos policiales estatales, según varias fuentes, el doble: de 130 a 140 los Mossos y de 60 a 70 las policías españolas".