[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"25782","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-320252","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"645","height":"414","alt":"Seraf\u00edn Castellano interviene en la mesa "}}]] Serafín Castellano interviene en la mesa 'Reformas: garantía de futuro' de la XVII Interparlamentaria del PP. 16 Junio 2012. Al fondo se puede ver a Soraya Sáenz de Santamaría y a Carlos Floriano. (Foto: PP valenciano)



Nuevo golpe al PP valenciano que ataca incluso a la línea de flotación del Gobierno de Mariano Rajoy. Serafín Castellano, delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana acaba de ser detenido por corrupción. Se le atribuyen posibles delitos de prevaricación, malversación y cohecho. La Policía había iniciado un registro en su casa a las siete y cuarto de la mañana, según desveló el diario Las Provincias. Los registros continúan y no se descarta que pueda haber más detenciones.

La operación está relacionada con su actuación al frente de la Conselleria de Gobernación, responsabilidad que ocupó desde el año 2007 al 2014. Según indica el diario citado, se le investiga desde el pasado mes de octubre por su relación con el empresario Vicente Huerta, presidente de Avialsa T-35. Castellano podría haber recibido regalos a cambio de favorecer a Huerta, que recibió contratos de la Generalitat por valor de 33 millones de euros entre 2008 y 2010.

El delegado del Gobierno, cazado
Un extrabajador de Avialsa denunció en sede judicial que Castellano había recibido 5.000 euros de la compañía para pagarse una cacería. La empresa organizó y pagó varias cacerías en las que participó el político popular y le regaló un rifle semiautomático Browning valorado en 1.861 euros. Según este trabajador, en esas cacerías se habló de contratos.

Sobre estos hechos, Castellano aseguró que desconocía por qué Avialsa tenía una factura del rifle que, según él, había pagado de su bolsillo.

Serafín Castellano es el hombre al que Rita Barberá se abrazó en la noche electoral  para expresar su particular 'análisis' de la debacle:"¡Qué hostia!".