Ya es oficial. La gran mayoría de los escoceses han rechazado la independencia. Lo ha reconocido Alex Salmond, el ministro principal de Escocia y líder del independentismo. "Acepto el resultado democrático y llamo a todos los escoceses a hacerlo", ha dicho en una comparecencia pública.Ha añadido que ahora espera que se cumplan las promesas hechas durante la campaña.

El recuento no ha acabado pero la ventaja de los unionistas, de 350.000 votos y diez puntos, es insalvable. El no a la independencia ha ganado desde las primeras proyecciones.

El consuelo de Glasgow
Los secesionistas se consuelan con la victoria en Glasgow, la ciudad más grande de Escocia, donde la mayoría de los ciudadanos optaron por la independencia: un 53% frente al 47%.  La participación fue del 75 %, de 364.664 censados, por debajo de la media cercana al 85 % en toda Escocia.

Salmond ha agradecido a través de su cuenta de Twitter el apoyo recibido en la principal ciudad industrial de Escocia.

 

El primer ministro británico, David Cameron, también utilizó Twitter para felicitar al líder unionista, Alistair Darling.

 

En Dundee un total de 53.620 personas dieron luz verde a la independencia mientras un 57 por ciento la rechazaron. Allí la participación ha sido de un 79 %.

En Edimburgo gana el no
En Edimburgo, la capital de Escocia ha triunfado el no: 194. 638 (61.1%) frente al sí, que fue repaldado por 123.927p personas (38.9%).

Clackmannanshire, en el centro de Escocia, ha sido la primera de las circunscripciones en ofrecer sus resultados oficiales. Allí se impuso el no con un 54% y una participación del 89 por ciento. En la circunscripción donde se ha registrado mayor diferencia ha sido en las Islas Orcadas, donde el no (67%) ha doblado al sí (33%). Allí ha habido una participación del 83,7%.

Gran participación
La participación en el referéndum de independencia celebrado el jueves en Escocia fue de alrededor del 85 %, en niveles récord, según estimaciones de la cadena pública BBC. El 97 % del censo electoral escocés, casi 4,3 millones de personas, se había registrado para votar en una consulta que decidirá si Escocia se independiza del Reino Unido.