A las diez de la mañana arrancó en el Parlamento de Galicia el vigésimo quinto debate sobre política general que prevé la Ley de la Xunta y su Presidente con carácter anual. En la sesión matinal intervino el jefe del ejecutivo autonómico, mientras que por la tarde se ha producido el turno de réplica de la oposición. Feijóo comenzó su intervención con una crítica al Gobierno del PSOE en España, en la que acusó a Pedro Sánchez de secuestrar los recursos de las autonomías destinados a los servicios públicos, pasando por una presunta instrumentalización que hace el Gobierno Central con el feminismo: “enfrentando a unas mujeres con otras cuando, afortunadamente, la inmensa mayoría de la sociedad comparte los mismos principios y objetivos”.

A continuación, culpabilizó al Presidente en funciones de la repetición electoral. A partir de ahí y tras contrastar la estabilidad que supone su gobierno frente al desgobierno de los socialistas, Feijóo expuso una batería de datos a favor de su gestión. Comenzó con los datos de empleo: “La Galicia de hoy crea empleo en más cantidad y calidad que hace 10 años. En 2009, el paro crecía un 31,9% y ahora baja un 6,5%. Las afiliaciones caían un 4,7% y ahora aumentan en casi 2 puntos. La tasa de ocupación femenina es más alta que nunca, 5 puntos por encima de 2009. Y en el caso específico de los menores de 30 años, el desempleo, que llegó a estar por encima del 40% a lo largo de la crisis, ahora se sitúan en torno al 19%”, sentenció el “popular.

Al mismo tiempo, sacó pecho con su nueva política sanitaria: “30 médicos de familia y pediatras han firmado el contrato de estabilidad y con un salario superior a los 60.000 euros anuales”, y espera que el número se eleve a la 100. Al mismo tiempo avanzó que quiere ofrecer otro similar a las enfermeras. Después de este pequeño balance llegó el anuncio de un total de doce medidas, que pretenden corregir los desajustes que tiene Galicia desde los últimos diez años. Tras la intervención propagandística del presidente de la Xunta, el líder de la oposición, Gonzalo Caballero, hizo lo propio del debate de política general, es decir, el balance sobre la gestión del gobierno.

Aumento del desempleo en Galicia en la última década

El presidente del Grupo parlamentario del partido del puño y la rosa, comenzó por desmentir los datos ofrecidos por el popular en materia de empleo: “Después de una década hay menos trabajo que hace 10 años: pasamos de 1.152.000 trabajadores ocupados a 1.098.000”. Para a continuación preguntar con ironía: “¿Por qué en Galicia hay 54.000 ocupados menos que hace diez años, mientras que en España el número de empleados ha crecido en 650.000 personas más en el mismo período?. En la misma línea, afirmó Caballero, “cuando el empleo flojea, la demografía pierde impulso”.

De hecho la realidad de la comunidad, tal y como relató el político, es demoledora. Galicia cuenta con el peor saldo vegetativo en números absolutos de toda España. “Por cada gallego que nace, mueren dos. El número de nacimientos es de 16.000 anuales, mientras que el número de muertes es de 32.000 personas”. De esta forma Galicia se ha convertido en el caso excepcional negativo tanto a nivel europeo, como a nivel mundial. “Ya somos menos de 2,7 millones de gallegos y gallegas. Menos gente, menos Galicia”, enfatizó el socialista.

Autonomía líder en retroceso de las exportaciones

Pero Feijóo no solo ha fracasado en política demográfica, también lo ha hecho en la económica, con una caída en términos de industria, que se reflejan en las tasas negativas en la evolución del VAB (Valor Añadido Bruto) del sector. A esto hay que sumar, indicó el máximo responsable del PSdeG, el comportamiento del sector exterior en Galicia, ya que “en el primer semestre de 2019 el saldo fue negativo. De modo que la autonomía encabeza el ranking de retroceso en exportaciones con respecto al mismo período de 2018”.

Déficit en residencias para mayores

Al fracaso económico de Feijóo, Caballero añadió un suma y sigue de fiascos en políticas sociales que hacen una sociedad “menos inclusiva y más desigual”. En este sentido afirmó que según la Organización Mundial de la Salud, en Galicia faltan 14.000 plazas en residencias para mayores, así que “tuvo que aparecer la Fundación Ortega para paliar su incumplimiento y construir siete residencias en las ciudades gallegas”, aseveró el político.

Recortes en todos los niveles de educación

En materia educativa, “una prioridad para el socialismo gallego como generadora de igualdad de oportunidades para el futuro”, categorizó el presidente de los socialistas, la década de Feijóo se sintetiza en recortes. “180 millones de euros menos en gasto anual, la reducción de casi 1.500 docentes no universitarios; así como la eliminación de la gratuidad de los libros de texto implementada por gobierno del socialista Pérez Touriño, además del empeoramiento de las condiciones laborales del profesorado”. Claro que la Universidad también se resiente con los recortes del gobierno de los populares, aclaró Caballero, e instó a la Xunta a “dedicar con urgencia una mayor financiación, así como más personal para investigación y docencia”.

Otro de los incumplimientos, insistió el líder de la oposición, afecta a la educación de los menores hasta los tres años, cuando al inicio de esta legislatura, recordó Caballero a Feijóo, “prometió eliminar las listas de espera en escuelas infantiles de la Xunta, pero tres años más tarde, después de que cientos de niños no consiguieran plaza y miles ni siquiera tienen una escuela próxima a la que solicitaron, hoy anuncia una rectificación parcial de sus políticas”.

Suspenso palmario en materia sanitaria

Para terminar, el candidato a la Xunta del PSdeG, afirmó que el suspenso palmario es en materia sanitaria. “Invirtieron 189 millones de euros menos en atención primaria que en el año 2009, recortaron en personal y precarizaron las condiciones de los profesionales de la sanidad; del mimo modo que redujeron el número de hospitales, eliminaron áreas sanitarias, empeoraron la atención primaria y debilitaron los PAC, hasta deteriorar la atención sanitaria”.

En definitiva, concluyó el político, el gobierno de Feijóo gestionó más 100.000 millones de euros de las arcas de la Xunta a lo largo de diez años, que actualizado a día de hoy la cifra se aproximaría a los 200.000 millones, para aplicar recortes y triplicar la deuda pública gallega, que ha pasado de 3.563 millones de euros a 11.587, situándola por encima del 18% del PIB.