Wert y Rajoy este miércoles saliendo del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales / EFE Wert y Rajoy este miércoles saliendo del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales / EFE



En los últimos días una de las preguntas más reiteradas en diferentes medios políticos es la de hasta dónde está dispuesto Mariano Rajoy a sostener a su ministro de Educación, José Ignacio Wert, completamente a la deriva. El ministro desgastado durante meses por una reforma educativa, la Lomce, que no ha sumado un solo apoyo más allá del PP, se ha visto además completamente desautorizado por la Comisión Europea en su cruzada personal contra las becas Erasmus.

El marrón de la Lomce no se ha acabado
El ministro da obvios síntimas de hartazgo y es el más impopular del Gobierno, pero Rajoy ha puesto negro sobre blanco esta mañana en una expresión pública de 'apoyo' que su labor no ha terminado todavía. Tras reiterar su total aval a Wert, el presidente ha recordado que su ministro está pilotando una de las reformas estructurales más importantes en España en los últimos tiempos. La impopular Lomce sigue su trámite en el Senado cuyo pleno la debatirá y votará el próximo día 20, por lo que se espera que al final de año esté de vuelta en el Congreso.

Apoyo físico
Pero Rajoy no se ha quedado solo en esas palabras, pronunciadas esta mañana desde París. Aunque raciona sus actos con cuentagotas y desairó a Aznar no acudiendo a la presentación del segundo volumen de sus memorias, este miércoles ha regresado a España entre otras cosas para acompañar físicamente a Wert en la presentación de un libro en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. EFE da cuenta de la asistencia subrayando que no estaba prevista inicialmente y que respondía a la voluntad de dejarse ver junto a su ministro.

Escenificación completa
Así, Wert y Rajoy han presentado esta tarde una selección de la obra del politólogo Juan J. Linz, aunque ambos han evitado responder a las preguntas de los periodistas. Como parte de la escenificación de ese apoyo, el presidente y el ministro se han dejado fotografiar hablando distendidamente entre ellos.