El anuncio del desalojo del edificio el municipio madrileño de Tetuán, antes de ser derrumbado, la tarde del martes, fue hecho por Manuela Carmena, in situ. La alcaldesa se presentó allí cuando todavía retumbaban las críticas desde el PP y su entorno mediático por sus vacaciones en Cádiz en “una casa de 4.000 euros a la semana”, según publicó La Razón. Este miércoles, el consejero de Estado de Comunicación con Aznar, Miguel Ángel Rodríguez, ha seguido tirando del hilo al tildar a la regidora de “caradura” por ‘hacer que trabajaba’ al presentarse en Tetuán.

Miguel Ángel Rodríguez criticó un tuit de la alcaldesa de este lunes en el que informaba de su regreso al trabajo, tras las vacaciones que dio por terminadas el pasado domingo.

 

¿Una foto o al pie del cañón?
El exportavoz de Aznar calificó de “caradura” a Carmena por decir que está trabajando, cuando lo que hizo fue ir a Tetuán a “hacerse la foto”.





En sus declaraciones a los medios, sin embargo, la alcaldesa demostró estar al pie del cañón: de los 43 vecinos afectados por el derrumbe en Tetuán, 37 han sido alojados en un hotel, los otros seis están en viviendas familiares o de amigos. Carmena aclaró que es “imposible” la rehabilitación del edificio dado el estado de deterioro en el que se encuentra y el consiguiente riesgo para los habitantes del inmueble, por lo que en las próximas horas se procedería al derrumbe del mismo.

Los técnicos decidieron derruir el edificio
Los bomberos comprobaron el problema estructural que presentaba el edificio, en el que crujían los pilares y aparecían grietas y fisuras. Parte de la fachada y del suelo del primer piso se cayeron poco después de las nueve de la noche.Técnicos de Control de Edificación del Ayuntamiento de Madrid han decidido a última hora tras la inspección técnica derruir el edificio de ladrillo y vigas de hierro y construido hace unos 50 años.

Un segundo derrumbe
Según explicó la alcaldesa, el ayuntamiento mantiene desde hace un tiempo reuniones con asociaciones de vecinos para acometer un plan de inspección y rehabilitación de edificios antiguos y en mal estado.

El pasado 3 de agosto, la capital vivió una situación similar con un edifico en el distrito de Carabanchel, que se derrumbó horas después de que fuera desalojado. Los vecinos han sido ubicados en viviendas con alquileres sociales durante seis meses.