El próximo 24 de marzo se elegirá al presidente de la patronal madrileña. Por primera vez en 36 años hay dos candidatos: Hilario Alfaro y Arturo Fernández, actual presidente, muy cuestionado por sus estrechos vínculos con el PP, especialmente con Esperanza Aguirre, una vieja amiga de sus tiempos mozos. El empresario se ha visto envuelto en polémicas tras el escándalo sobre los pagos en negro a  trabajadores en su grupo de empresas o sus impagos a los trabajadores del recinto Ferial Juan Carlos I (Ifema), donde tenía la  concesión del servicio de cafeterías y restaurantes.

Importantes adjudicaciones públicas
Arturo Fernández con su grupo empresarial Cantoblanco gestiona 180 establecimientos hosteleros, entre ellos muchos por concesión pública: la cafetería de la Asamblea de Madrid y de varios ministerios y, hasta hace unas semanas, la del Congreso y los de la Feria de Madrid. También gestiona los de AENA y del Teatro Real, de varios hospitales madrileños y la Cámara de Comercio, que preside.



Un hombre que sabe servirse de su cargo
Un empresario vinculado a la CEOE, en declaraciones a El País describió a Arturo Fernández así: “un tipo de líder patronal que le saca rendimiento a su cargo”, es decir, que “en vez de servir al cargo se sirve del cargo”. El líder de la CEOE, Juan Rosell, ha justificado los vínculos de Arturo Fernández con el PP, al afirmar que “los empresarios tenemos que estar próximos a los partidos en el Gobierno, que son los que pueden hacer reformas”.

Importantes cargos del PP arropan Fernández
Recientemente, las buenas relaciones de Arturo Fernández con el PP se evidenció en un desayuno informativo celebrado en el hotel Ritz, al que asistieron el presidente madrileño, Ignacio González; la presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre; la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes; el presidente del Congreso, Jesús Posada, entre otros.

Su amistad personal de muchos años con Aguirre
La conexión de Fernández con el PP proviene de Aguirre, de quien es amiga desde sus años mozos.En la junta directiva de CEIM hay varios miembros a los que, según el sector crítico, colocó Aguirre: Pedro Antonio Martin Marín (exsecretario de Estado con el PP), Miguel Corsini (expresidente de Renfe nombrado por el PP).

El fichaje de la mujer de González
Las relaciones con el sucesor de Aguirre, Ignacio González, son igualmente buenas. Fernández contrató a su mujer, Lourdes Cavero, como vicepresidenta de CEIM en 2011. Fernández aseguró la semana pasada que “Cavero es una colaboradora especialmente efectiva y podrá seguir o no según ella decida, yo estaré encantado de que siga colaborando”.

El Gobierno de González alega que hay una veintena de vicepresidentes en CEIM, pero callan que es la única que cobra un sueldo, 120.000 euros; nada desdeñable.