El recién cesado delegado del Gobierno en Valencia, Serafín Castellano, ha quedado en libertad provisional tras ser detenido junto a los empresarios Vicente Huerta, propietario de la empresa de extinción de incendios Avialsa, y José Miguel Pérez Taroncher (constructor), a los que adjudicó contratos millonarios. Junto a este histórico dirigente popular fueron arrestados en total otras ocho personas, entre ellos el alcalde de Quartell, Francisco Huguet, y el presidente del PP en ese municipio, Emilio Máñez.

Empresas del alcalde Quartell comparten sede con Avialsa
Castellano, que fue detenido en la operación llevada a cabo por la Fiscalía Anticorrupción en colaboración con la Unidad contra la Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), presuntamente benefició con contratos millonarios a los dos empresarios citados, con los que compartía cacerías. Según la investigación el dirigente popular, que fue  conceller de Gobernación, entre 2007 y 2014, aceptó del dueño de Avialsa rifles, cacerías, jamones, vino, dinero en efectivo, un rifle valorado en 1.800 euros, estancia en el parador de Albacete y un reloj comprado en la Joyería Giménez, donde se llegó a gastar 80.000 euros, según informa El Mundo.



En el marco de la operación policial hay 10 personas imputadas, entre ellas el alcalde de Quartell, Francisco Huguet, y su mano derecha, ex teniente de alcalde y presidente del PP en ese municipio, Emilio Máñez, y fueron arrestados nueve; se han realizado 13 registros en tres conselleries y en la vivienda del delegado del Gobierno, Serafín Castellano, en Benisanó (El Camp del Túria).

El alcalde de Quartell, Francisco Huguet, que lleva 20 años en el puesto, tuvo cargos en empresas que comparen el mismo domicilio social que Avialsa, la principal empresa investigada en esta trama de corrupción.

La cacería en la que se planeó el contrato millonario
Según declaró el contable de Avialsa, Francisco Alandí, ante el fiscal, el propietario de esta empresa, Vicente Huerta invitó a Castellano a una cacería en 2007 para hablar sobre el contrato de extinción de incendios en la Comunidad Valenciana.  "Le dijo que podía traer a los invitados que quisiera, como si traía a 20, ya que eso lo pagaba todo la empresa porque les interesaba".  Tras la caza, hubo una comida en la que el empresario y el dirigente popular hablaron de aumentar en volumen económico y de aviones el contrato, que ya tenía Avialsa, y así se hizo a posteriori.

Emiliano Castedo, el organizador de las cacerías
Entre los arrestados también se encuentra el dueño de Aprovechamientos Cinegéticos, Andrés Emiliano Castedo, organizador de las cacerías a las que asistieron Castellano, Huerta y, también, el constructor Taroncher. Además fue detenido un técnico cualificado, encargado de certificar la aeronavegabilidad de los aviones de Avialsa, cuyo jefe de administración, también fue imputado.

La jueza Patricia Todolí acordó para Castellano  y para los otros siete detenidos –todos se negaron a declarar- libertad provisional, retirada de pasaporte y prohibición de salir del territorio nacional.