El alcalde del municipio madrileño de Moralzarzal, el popular José María Moreno, parece sentir fobia por los despachos, aunque en la página web del Ayuntamiento aparece sentado ante su mesa de trabajo; eso es al menos lo que se deduce de su gusto por celebrar reuniones en restaurantes de alto standing con exquisiteces como cordero lechal a 38 euros la ración, lomo de buey a 37,80 euros o centolla de la Ría a 100 euros, todo acompañado con botellas de vino de 20 y 53 euros y como broche de oro combinados con Bombay, Pampero o Chivas, según prueban las facturas pagadas por el Ayuntamiento, a las que ha tenido acceso Izquierda Unida en ese municipio y que pueden consultar íntegras en ELPLURAL.COM.

IU denuncia que el alcalde tiene abandonados los servicios sociales
En declaraciones a ELPLURAL.COM, Eduardo Álvarez, coordinador de IU en Moralzarzal, denuncia que el alcalde se da la gran vida en “comilonas”, que él justifica como “gastos de representación”, mientras despide a dos profesoras de Infantil de colegios públicos alegando falta de presupuesto o se tarda seis meses en dar respuesta a personas que reclaman la renta mínima de inserción. “Hay saturación en los servicios sociales del municipio, personas que están en dificultades y a las que no se les da una solución y el alcalde se da el lujo de irse a Sevilla en AVE a comprar un novillo”, explica el dirigente de Izquierda Unida.



“El alcalde debe realizar su trabajo en el despacho o en la sala de reuniones del Ayuntamiento y no en restaurantes; no con el dinero de los contribuyentes, mientras no se invierte en lo que tiene que invertirse, en sanidad y educación”, afirma Eduardo Álvarez, que eleva el monto de las facturas del alcalde en restaurantes a “unos 22.000 euros”. Izquierda Unida promueve una recogida de firmas en Change.org,en la que reclama que el alcalde devuelva todo el dinero.

Toros y comilona
En la página ‘Toros y comilona’, la formación política incluye con lujo de detalles las facturas, que ha separado por etiquetas como “comilona”, “hotel”, “jamón” del bueno”, “cañas”, “gin tonic”, “hotel”, “wisky”, “vinazo” , entre otras muchas. Pueden leerse al final de la página y al pinchar sobre cada una de ellas aparecen todas las facturas relacionadas.



Rodaballo, de 187,25 euros, barcaza de Huelva, 77...
Allí pueden verse facturas como una de diciembre de 2011, por importe de 142,75 euros y que incluye gambas rojas por 22 euros la ración, solomillo de buey, de 20 euros y un Muga crianza, de 19,50 euros, entre otras exquisiteces.

De 2011 es otra factura por un monto de 454,22 euros, que incluye un rodaballo de 187,25 euros, barcaza de Huelva, de 77,04, un Emilio Moro, por 25,68 euros y un gasto sólo en barra de 29,96 euros.

Chivas, White Label, Beefater...
En otra, de enero de 2012, otra factura de 252,10 euros incluye un Lynus 2007, de 23,76 euros, entrecots de ternera de 17,28 euros la ración, lomo de buey, de 37,80 euros y, sorprendentemente, Chivas 12, White Label, Beefater, Vega Perla, entre otras bebidas alcohólicas.

Cordero lechal de 38,76 euros el plato
Otra factura de 2012, por un importe de 308,90 euros, deja constancia de una comida con cordero lechal por 38,76 euros, bacalao de 21,17 euros, entre otros ricos platos acompañados con Viña Aranza, de 29 euros y bebidas como Bombay, Pampero y otros combinados.

Centolla de 100 euros
De julio de 2012 es otra factura pagada por el Ayuntamiento, de una comida con empanada de Vieiras, de 16,75 euros, centolla de la Ría, por 100, 78 euros el plato, chipirones, de 19,50 y un Valdamor barrica, de 53,80 euros.



El viaje de 400 euros a Sevilla a por un novillo
El 21 de julio de 2012, José María Moreno gastó 400 euros en viajar a Sevilla para comprar un novillo. El Ayuntamiento lo justifica en la nota de gasto como Atenciones protocolarias y representativas”, un “viaje para visitar Ganaderías varias...”.

Maganos de Guadañeta, de 50 euros, jamón de bellota...
Ese mes fue muy activo en sus labores de “representación”, y otra factura deja constancia de otra comida de 289,44 euros, en la que se disfrutó de los Maganos de Guadañeta, por 50 euros el plato, jamón de bellota, por 24 euros, un chuletón de 42 euros, un Matarromera crianza, de 22 euros o un plato con rodaballo, de 25 euros.  No son las únicas, hay más y, también, de 2013. Si hay algo que no se le puede negar al alcalde popular es su buen gusto para los manjares culinarios.