[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"30105","attributes":{"class":"media-image wp-image-278580 ","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"640","height":"458","alt":"La ministra de Sanidad, Ana Mato (c), junto al consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodr\u00edguez (i), y el director gerente del Hospital de La Paz de Madrid, Rafael P\u00e9rez-Santamarina (d), antes de la rueda de prensa que ofrecieron el pasado lunes sobre el primer contagio de \u00e9bola en Espa\u00f1a. EFE"}}]] La ministra de Sanidad, Ana Mato (c), junto al consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez (i), y el director gerente del Hospital de La Paz de Madrid, Rafael Pérez-Santamarina (d), antes de la rueda de prensa que ofrecieron el pasado lunes sobre el primer contagio de ébola en España. EFE



La Fiscalía de Madrid ha abierto diligencias para determinar las circunstancias del contagio de ébola sufrido por la auxiliar de enfermería que asistió a los religiosos Miguel Pajares y Manuel García Viejo. El consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, y otros cargos del PP se han dedicado en las últimas horas a limitar la responsabilidad del contagio a Teresa Romero, pero la cadena de hechos que se han sucedido desde que ésta comunicara su estado de salud al Departamento de Riesgos Laborales del complejo hospitalario La Paz-Carlos III apunta a las autoridades sanitarias como las máximas responsables.

La remitieron al médico de cabecera
El día 30, Teresa Romero contactó con el Departamento de Riesgos Laborales para comunicar que tenía fiebre, pero  se limitaron a recomendarle que acudiera a su médico de cabecera. Hizo varias llamadas los días posteriores porque no mejoraba, pero se continuó sin actuar y se le indicó que siguiera controlando su temperatura porque no superaba los 38,6 grados, el límite que establece como sintomático del virus el Ministerio de Sanidad de España, a diferencia de lo que marca el protocolo de la Unión Europea, que no establece una temperatura determinada.

No se optó por una ambulancia bien equipada
El lunes 6, una ambulancia de la empresa Safe Eurolimp, con la que Sanidad tiene firmado un contrato para el traslado de pacientes, fue a recoger a Teresa a su domicilio, tras haber recibido “un aviso de urgencia”. En el vehículo iban el conductor y un camillero. La empresa tenía disponibles dos vehículos: uno convencional y una UVI equipada para enfermos contagiosos. Se optó por el primero, ya que se informó que la mujer no tenía el virus del Ébola.

Sanidad desoyó al camillero que alertó de la posibilidad del virus
Cuando llegaron, Teresa les alertó de que había atendido a los dos religiosos fallecidos por el ébola. El camillero contactó directamente con el Centro Coordinador de Urgencias de Sanidad para comunicarlo. La respuesta fue que se le trasladara al Hospital de Alcorcón en ese vehículo convencional.

16 horas en el Hospital de Alcorcón, sin medios
En el Hospital de Alcorcón, el equipo sanitario que le atendió desde la primera hora de la mañana lo hizo sin la protección adecuada, como ha denunciado el médico que estuvo con Teresa durante 16 horas, el doctor Juan Manuel Parra. A pesar de ser el responsable de atender a la paciente, el médico no fue informado de los resultados de los dos análisis que dieron positivo; se enteró por la prensa, como él mismo ha admitido.

Desde la mañana hasta la medianoche
Después de conocerse el resultado del segundo test y del médico insistir en que se trasladara a la paciente al Carlos III, todavía pasaron seis horas, hasta las 12 de la noche, antes de que apareciera la ambulancia que le llevó al centro de referencia de este tipo de enfermedades.

Sanidad no aclara si supervisó el momento en el que se quitó el traje
Yolanda Fuentes, subdirectora del Hospital de La Paz, apareció este miércoles junto al médico Germán Ramírez y el coordinador del centro de Alertas y Emergencias de Sanidad, Fernando Simón , en una comparecencia improvisada ante los medios de comunicación para poner en boca de Teresa Romero que pudo haber cometido un error al “tocarse la cara con un guante”. En particular, la subdirectora del hospital aseguró que se había supervisado el momento que se sitúa como el del contagio, cuando la enfermera se quitó el traje especial con el que había entrado a la habitación donde se atendió al misionero García Viejo. Hoy el consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, no ha podido confirmarlo.

Hay cámaras, pero no graban
Tampoco hay imágenes de ese momento, porque, a pesar de que en el centro hay cámaras de vigilancia, éstas no graban. Tampoco quedó registrada por escrito la entrada de la enfermera en la habitación contaminada.

Una "esclusa" muy pequeña donde quitarse el traje
Según han explicado fuentes sanitarias a El País, el personal que atiende a los contagiados de ébola se quitan el EPI (equipo de protección individual) al salir de la habitación, en "una esclusa", donde hay un espejo para que puedan ver sus movimientos y asegurarse de que siguen el protocolo. Desde fuera, un supervisor debe mirar la operación. Esa es la teoría porque aún nadie confirma si se supervisó el momento en cuestión.

Uno de los enfermeros que atendió al misionero ha descrito que la esclusa es excesivamente pequeña, y en la misma cabe sólo una persona: “Si estiro los brazos de puerta a puerta, doy con la pared”, afirmó, de lo que se desprende que se trata de un sitio que no facilita la operación de quitarse un traje como el EPI, que requiere un buen tiempo para hacerlo.