El exconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid Juan José Güemes. EFE/Archivo El exconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid Juan José Güemes. EFE/Archivo



Al exconsejero madrileño Juan José Güemes le persigue la polémica. Ha pasado de niño mimado de Aguirre en su etapa como consejero de Sanidad a protagonizar dimisiones allá por donde va en el mundo de las empresas privadas. La última, Zinkia, la productora de Pocoyó

Motivos personales
Güemes ha alegado esta vez “motivos personales”, pero Zinkia está bajo sospecha para la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por ofrecer bonos al 11% sin contar con liquidez suficiente para pagar sus deudas.

El presidente y socio fundador de la productora de Pocoyó, José María Castillejo, ha defendido la “transparencia” de su empresa en su segunda emisión de bonos, en la que ofrece un cupón anual del 11%, y ha dicho que la compañía es "seria" y "no quiere coger el dinero y salir corriendo".

En enero, dejó su puesto en Unilabs
Güemes, sin embargo, sí ha dado el portazo y se ha marchado. Tuvo que hacer lo mismo en enero pasado, cuando se hizo público su fichaje como consejero de administración por la empresa Unilabs. Claro que el escándalo aquí era mayúsculo. Unilabs, empresa del grupo Capio, ha heredado la gestión de los análisis clínicos de hospitales madrileños que el propio Güemes privatizó en su etapa como consejero de Sanidad. Entonces dijo que se iba porque no quería que nadie le atribuyera “intereses espurios”.

Su salida de Sanidad y la operación de Fabra
Exconsejero de la Comunidad de Madrid de Empleo y Mujer (de 2003 a 2007) y de Sanidad (2007 a 2010), Güemes abandonó este último cargo en marzo 2010, también envuelto en la polémica. Lo hizo un mes antes de que su suegro, Carlos Fabra, actualmente juzgado, fuera intervenido de un trasplante de hígado en el Hospital 12 de Octubre de Madrid, con una rapidez que ya quisieran muchos para sus familiares enfermos. Su traslado a la capital fue inmediato y la intervención fue gestionada en los días posteriores. En unos 30 días todo estaba resuelto.

Güemes entró en Zinkia ahora bajo sospecha para la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), aquel mismo 2010, como presidente del comité de auditoría de la productora, un puesto que ahora ha tenido que abandonar.