l portavoz de Amaiur en el Congreso, Xabier Mikel Errekondo, ha escenificado su rechazo a la reforma educativa que se debate hoy en el pleno de la Cámara Baja, aplicándose un "autocastigo" durante su intervención en la tribuna, colocándose con los brazos en cruz y un libro en cada mano. EFE Castigado por no acatar la Ley Wert. EFE



El portavoz de Amaiur en el Congreso, Xabier Mikel Errekondo, ha escenificado su rechazo a la reforma educativa que se debate hoy en el pleno de la Cámara Baja, aplicándose un "autocastigo" durante su intervención en la tribuna, colocándose con los brazos en cruz y un libro en cada mano. De esta guisa ha acabado Errekondo su discurso en la tribuna, salpicado con frases en euskera, lo que ha motivado que el presidente del Congreso, Jesús Posada, le llamara al orden sin más consecuencias.

Castigado como en las escuelas franquistas
Tras estar unos segundos en silencio y con los brazos en cruz ante la mirada estupefacta del resto de diputados, Errekondo ha afirmado: "Esta es su educación, obedecer y callar y, si no, castigado como se hacía en la escuela pública". Posada le ha advertido de que se le acababa el tiempo y acto seguido, el diputado de Amaiur ha recogido sus libros -de color verde como la marea a favor de la educación pública- y se ha encaminado de vuelta a su escaño. "Debe usted retirarse con su castigo", le ha espetado con ironía Posada, entre las miradas divertidas de los parlamentarios.



Una "bomba en el corazón" de Euskadi
Al margen de esta escenificación, Errekondo ha avisado al Gobierno de que "jamás" su partido permitirá que se imponga esta "aberrante" ley en el País Vasco. Ha calificado la reforma educativa de "auténtica bomba en el corazón de nuestro pueblo" al considerarla "españolizadora, centralizadora, adoctrinadora y elitista", entre otros calificativos.