Julián Leal ha dimitido como portavoz del Colectivo Profesional de Policía Municipal de Madrid (CPPM) después de que se descubriese que había participado en el escrache en Atocha a los miembros de la Mesa del Parlament. Un acto en el que también estuvieron los neonazis de Hogar Social Madrid, aunque Leal asegura no tener ninguna relación con ellos y que desconocía la presencia de éstos. Deja la portavocía de los agentes municipales “para evitar darles la satisfacción que los enemigos de la policía”. Y ha negado “toda vinculación con cualquier tipo de formación de carácter fascista".

Leal es un tipo hiperactivo, cuya faceta pública va más allá de la Policía Local. En Boadilla del Monte, municipio madrileño famoso por su protagonismo en el caso Gürtel, es todo un referente: representante de padres de alumnos, líder de la asociación que elige al mejor vecino del año y acompañante del alcalde y diputado del Partido Popular, Antonio González Terol, en sus iniciativas patrióticas.

En el año 2015, Julián Leal era entrevistado en SoloBoadilla.es como vicepresidente de la Asociación que reunía a todos los AMPAS de Boadilla del Monte, aunque ya no ostenta el cargo. Es decir, hablaba como el segundo representante de los padres de alumnos de “todos los colegios públicos de nuestro municipio”. En dicha entrevista, presumía de “su estrecha y fluida colaboración con Ayuntamiento, agentes tutores y unidad de menores de la Guardia Civil”.

Sin embargo, la faceta más reconocida de Leal en Boadilla es la de presidir la Asociación Boadilla Activa. Esta organización se dedica a entregar el premio Palacio del Infante a quien consideran que es el vecino más ejemplar y más bueno de la localidad.

 González Terol no suele perderse los actos de la Asociación. Por ejemplo, el 20 de septiembre de este año acudió al evento en el que se presentó el jurado que decidiría a qué vecino de Boadilla premiarían. Un jurado del que formaban parte el alcalde y Julián Leal.

 

Una semana después, el pasado 29 de septiembre, con unas croquetas y unos vinos por delante, Leal y el alcalde de Boadilla, junto al resto del jurado, decidían quién era el galardonado entre los boadillanos.

 [[{"fid":"71437","view_mode":"ancho_total","fields":{},"type":"media","attributes":{"alt":"Arturo González Terol, alcalde Boadilla, junto a Julián Leal y el jurado del mejor vecino de Boadilla.","title":"Arturo González Terol, alcalde Boadilla, junto a Julián Leal y el jurado del mejor vecino de Boadilla.","style":"font-size: 1em;","class":"img-responsive media-element file-ancho-total"}}]]

Tan solo dos días después, González Terol y Leal volvían a coincidir. Era el día 1 de octubre, fecha histórica, para bien o para mal, por la celebración del referéndum ilegal de independencia de Cataluña. A pesar de que, como adelantó ELPLURAL.COM, desde el Partido Popular habían pedido a sus alcaldes que mantuvieran un perfil bajo y no echaran más leña al fuego, González Terol, el último aguirrista, desobedeció el mandato de Génova y se echó a la calle para repartir banderas de España entre sus vecinos.

Y junto a él, portando las banderas para los vecinos y a veces con una bandera de España a los hombros, estaba Julián Leal, posando en las fotos para el Twitter oficial del alcalde de Boadilla.