La inspección farmacéutica de la Delegación de Sanidad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en Guadalajara levantó dos sanciones económicas contra el marido de la senadora popular por Toledo, Carmen Riolobos, en las que le acusaba de “no estar nunca” en la oficina de farmacia que le autorizaron en abril de 2009, así como de no tener un espacio habilitado para los medicamentos caducados. Ambas sanciones se realizaron en el primer trimestre de 2011, fueron recurridas por Paulino Estrada, esposo de la citada parlamentaria, y hoy sabemos que fueron anuladas meses después por el Gobierno castellano-manchego presidido por la secretaria general del PP, María Dolores Cospedal, según consta en los documentos a los que ha tenido acceso ELPLURAL.COM.

“Echániz, el mejor consejero”
El caso es que Paulino Estrada no es un farmacéutico más de los que Cospedal llegó a asfixiar económicamente, lo que motivó la primera huelga general del sector. No. El marido de Carmen Riolobos es el presidente del Centro Cooperativo Farmacéutico Talaverano (COFARTA), el más importante en volumen de ventas y facturación de Castilla-La Mancha, además de ser vocal asesor en el Consejo de Administración de Caja Rural y declarado fans del polémico consejero de Sanidad manchego, José Ignacio Echániz, de quien el también miembro de otras tantas sociedades, como Asecofarma o Fedifar, se declara admirador: “Echániz es el mejor consejero de Sanidad que ha tenido Castilla-La Mancha en su etapa autonómica (Efe. 22-11-13)”. Sorprendente afirmación cuando de este consejero han pedido su dimisión PSOE, IU, UPyD, CC OO, UGT, CSIF, SATSE, colegios de médicos, Sindicato Médico, celadores, plataformas de ciudadanos…la lista es tan extensa que solo Paulino Estrada (y alguno más) alaba su polémica gestión.

Dos millonarias farmacias
Lo cierto de todo es que a Paulino Estrada no le va mal. Reconoce que su oficina de farmacia en Talavera de Reina está valorada en 1,2 millones de euros, aunque habría que decir su antiguo establecimiento, ya que para concurrir al concurso de Guadalajara, donde ocupó el décimo puesto de 1.948 solicitudes, tuvo que renunciar a la talaverana que, eso sí, transfirió a su hijo, actual titular de la farmacia “millonaria”, y que de haber concurrido él al concurso y no su padre, no habría conseguido una licencia en una de las ciudades más pobladas y caras de Castilla-La Mancha, como es la capital alcarreña. No por nada, sino por carecer de méritos exigidos, por lo que a lo sumo le hubieran otorgado un pueblo “perdido” de la comunidad. La diferencia es, sobre todo, muy cuantiosa.



La “insultadora oficial del PP”
Todo esto llama la atención porque la esposa del farmacéutico Estrada va impartiendo clases de moralidad en Castilla-La Mancha, donde el PSOE la denomina “insultadora oficial del PP”. Definición ganada a pulso si tenemos en cuenta que Carmen Riolobos ha llamado José María Barreda: “Cobarde, temerario, indigno, inhabilitado, mentiroso…”, o al actual líder socialista, Emiliano García-Page: “Alborotador, mentiroso, desleal, traicionero, matapeces, radical…”, al mismo tiempo que acusaba al exconsejero de Agricultura de “llevarse los quesos y los jamones que había allí, y durante su mandato sus familiares obtuvieron contratos millonarios de la Administración”. Insultos que en la oposición dicen estar “hartos de tanto terrorismo verbal”, como lo califica el viceportavoz del PSOE, José Molina.

Lecciones de transparencia, las justas
Si a todo esto le añadimos que ha tenido que ser llamada al orden para que publique sus declaraciones de bienes y patrimonio, entonces, las lecciones de moralina que imparte la senadora Riolobos a diario carecen de legitimidad. Ya no solo por sus deslenguados exabruptos verbales, sino por las continuas contradicciones recogidas en sus obligadas declaraciones patrimoniales. A saber: En el Senado declara 182.000 euros de dos créditos con Ibercaja suscritos en 2007 que “olvida” referir en las Cortes de Castilla-La Mancha, donde tampoco recoge los 6.000 euros que cobra en concepto de trienios, al mismo tiempo que en la Cámara Alta no reconoce ningún depósito ni cuenta corriente, cuando nueve meses antes asegura tener en varios bancos algo más de 107.000 euros. ¿Cuál de las dos declaraciones son ciertas? Tampoco registra en sus declaración castellano-manchega de 2011 y 2012 ser propietaria de un apartamento en Toledo adquirido en junio de 2008. La lista de “olvidos”, “ocultaciones” o “despistes” es más amplia, por lo que queda claro que Carmen Riolobos, que lleva viviendo de la política desde 1995, no es, precisamente, la portavoz idónea para hablar de transparencia y moralidad (para ver documentos ir a: Senado.es y Diario Oficial de Castilla-La Mancha de 17-10-2011 y 21-03-12.

El PP protege a la familia
En este sentido, cabe destacar también que no es la primera vez que a un familiar de un destacado líder del PP se le anula una sanción. Como ya publicó ELPLURAL.COM en exclusiva en junio de 2012, la jefa de la Inspección Provincial de Trabajo de Toledo, Noelia Cano Martínez, fue destituida por negarse a quitar una multa al sobrino de un coordinador del Gobierno de Cospedal. Caso que hoy se encuentra en los tribunales al ser denunciado por el PSOE y por la totalidad de la plantilla de subinspectores, que vieron en la destitución de su compañera “una decisión política”.