Tania Sánchez, candidata por Izquierda Unida a la Alcaldía de Madrid, el pasado verano alabó la “coherencia” de su compañero de partido Willy Mayer a raíz de su dimisión tras quedar en evidencia que tenía un fondo de pensiones gestionado por una Sicav para evitarse impuestos. “Dimitir para que no exista sombra de duda sobre lo que Izquierda Unida representa le honra”, escribió Sánchez en Twitter. Hoy,  ella, con acusaciones mucho más graves, se aferra a sus aspiraciones políticas, sin importarle las consecuencias para su partido.  En la red social, algunos hoy le reclaman "coherencia".

 

Irregularidades en contratos en Rivas
Tania Sánchez no sólo no renuncia a su candidatura, sino que justifica con argumentos poco creíbles las supuestas irregularidades cometidas durante su etapa como concejala en el municipio de Rivas Vaciamadrid. Lo recuerda hoy el diario ABC, que ha desvelado algunas de estas informaciones: contratos por valor de 1,1 millones de euros a la cooperativa administrada por su hermano, otras adjudicaciones también en cuestión o una subvención de 2.500 euros que se habría autocendido a través de la Asociación Cultural Pecados Capitales, fundada por ella misma.

¿Cómo puede no saber nada de los negocios de su hermano?
Tania Sánchez no se aplica las lecciones de buen hacer en política que lleva dando en tertulias televisivas, en las que ha criticado con dureza prácticas corruptas en otros partidos políticos.

La diputada de Izquierda Unida, que alegó no saber que su hermano era administrador de la cooperativa que recibió adjudicaciones del Ayuntamiento de Rivas, a pesar de que su razón social era el mismo domicilio donde ella vivía, escribió en abril de 2012 en su cuenta de Twitter sobre la Infanta Cristina y su implicación en el caso Nóos: “¿Como puede la infanta no saber nada de los negocios de su marido? O de cuánto nos cuesta la monarquía #fb”.