El cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, declaró el pasado viernes en el juicio por este caso que se sigue en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana sobre los contratos de la Generalitat a la trama. La Fiscalía pide para él 10 años de prisión y 23 de inhabilitación por delitos de malversación, cohecho y tráfico de influencias. El empresario se ha sentado en el banquillo asesorado por su nuevo abogado, el polémico Javier Saavedra, letrado de famosos y, también, de dictadores de la talla de Saddan Hussein o Gadafi; este último, por cierto, fue un buen amigo de Aznar en otros tiempos, y el hijo del general libio fue socio de Alejandro Agag. Francisco Correa llegó al Partido Popular de la mano de Aznar. ¿Se cierra el círculo?

Su equipo anterior renunció
Correa fichó a Javier Saavedra después de la renuncia del anterior equipo de abogados que llevaban su defensa. Juan Carlos Navarro y Francisco Miranda alegaron para su decisión “discrepancias insalvables en su estrategia de defensa".

Abogado de la jet set
El cabecilla de la Gurtel recurrió entonces a Saavedra, uno de los abogados más mediáticos por defender a personajes famosos como Ana Obregón, Naty Abascal, Elena Tablada, Rocío Carrasco, Eugenia Martínez de Irujo, Gina Lollobrigida, Javier Rigau o Julián Muñoz. Algunos de estos casos le han dado notoriedad, pero también, escándalos, ya que el abogado ha terminado enfrentándose judicialmente a algunos de sus clientes. El abogado, por otra parte, tiene fama de ser mal pagador a sus proveedores de servicios, según han asegurado a ELPLURAL.COM fuentes de empresas afectadas.

La grabación robada de la Infanta
Saavedra, defensor del presunto testaferro de Iñaki Urdangarin, Robert Cockx, se vio envuelto, además, en el escándalo de la grabación de la declaración de la Infanta Cristina ante el juez. El abogado pidió al juez Castro que autorizara a compañeros de su bufete, María del Carmen Jiménez López y Francisco Carvajal Jiménez, acudir a la comparecencia, en su lugar. Francisco Carvajal pudo ser, según la policía, el autor de la grabación hecha de forma ilegal durante la declaración de la hermana del Rey.

Por cierto, Francisco Carvajal y María del Carmen Jiménez actúan también, junto a Saavedra, como abogado de Correa.

Abogado de Hussein y de Gadafi, amigo de Aznar
Saavedra fue abogado de Sadam Hussein en 2006 y, posteriormente, de Gadafi, en 2011. Saavedra conoció a la hija del coronel libio, abogada, precisamente durante la defensa de Hussein, en la que también participó. Saavedra afirmó en una entrevista que le honraba que hubieran pensado en él “para un tema de este calibre”.

Un amigo extravagante
Aznar, que recibió en 2003 de Gadafi un caballo de regalo, defendió al coronel libio cuando la comunidad internacional intervino para derrocarle durante la guerra civil en su país. El expresidente definió entonces a Gadafi como un “amigo extravagante” de Occidente y acusó a EEUU de incoherencia.

Desde la fundación FAES, que preside Aznar, se salió en defensa del expresidente con un comunicado y se pidió que nadie se rasgase las vestiduras porque “todos los países occidentales miembros de la Unión Europea o de la OTAN han tratado a Gadafi como una persona respetable”.

La amistad de Agag  con el hijo de Gadafi
El yerno de Aznar, Alejandro Agag, es íntimo amigo de Saif al Islam, hijo de Gadafi. En 2011 se habló de una cacería a la que habría invitado Agag a su amigo libio en la exclusiva finca de “El Rincón de los Cachos”, en la localidad madrileña de Aldea del Fresno.

Saavedra vuelve ahora a defender a un buen amigo del expresidente Aznar, Francisco Correa, que llegó a convertirse, gracias al exmandatario conservador, en el organizador de campañas y responsable de imagen del Partido Popular durante años.