El extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas,  ha asegurado hoy que el presidente del Gobierno Mariano Rajoy "conocía la existencia de la contabilidad B del PP desde el principio" y por ello ha considerado "absurdo" que desde el partido se le atribuya a él porque si no no se hubiera usado dinero de ahí para pagar las obras de la sede de Génova.

"Todo es cierto"
"En esa contabilidad que es fidedigna desde el primer apunte hasta el ultimo, no hay un solo apunte que sale en esos papeles que no se corresponda con un concepto real. Todos los apuntes son rigurosamente ciertos, corresponden con cantidades que percibían determinadas personas en efectivo y que entregaba en un sobre" el también extesorero Álvaro Lapuerta, ha manifestado a los periodistas tras comparecer por primera vez en la Audiencia Nacional después de su salida ayer de prisión.

Rajoy recibía "un sobre en la mano"
Entre los que recibían estos sobres con dinero, según Bárcenas, se encuentra el propio Rajoy. De ahí que haya reiterado que el presidente del Gobierno conocía la existencia de esta contabilidad B. "¿Cómo no va a conocer la contabilidad del partido popular el señor Rajoy si recibía un sobre que le entregaba Alvaro Lapuerta directamente en su despacho en Génova y se lo llevaba al Ministerio cuando era ministro?", ha remarcado el extesorero que ha dicho que era una fórmula para compensarlos en el partido y cuando se iban al Gobierno.

Excedencia forzosa
Ha admitido después que esa contabilidad era "una incorrección sin ninguna duda" y por ello ha dicho que asume "la parte de responsabilidad que a mí me corresponde, pero el que se ha beneficiado de esa contabilidad ha sido el partido" y ha manifestado que está meditando pedir su reingreso en el PP, del que está en situación de excedencia forzosa.

"Responsabilidad colectiva"
Bárcenas también ha vuelto a reclamar una responsabilidad colectiva. Según su relato "si se ha actuado incorrectamente, asumimos la responsabilidad que a cada uno nos corresponda y no hay ningún problema".

El Gobierno no replica a Bárcenas
Preguntada por las declaraciones de Bárcenas, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha subrayado que no es tarea del Ejecutivo comentar ni valorar las afirmaciones que haga el extesorero del PP, como parte de su "estrategia procesal", y "mucho menos participar en ella". Sin embargo, ha recalcado que el historial de acusaciones de Bárcenas "es de todos conocido y cada uno puede sacar las conclusiones que considere oportuno".

"Que se haga justicia"
Según ha dicho, al Gobierno "lo único que le preocupa en un Estado de Derecho es que se haga justicia", y por ello ha expresado su respeto a la actuación de los tribunales y a las sentencias que dictan. Eso sí, sin referirse en concreto al caso Gürtel, ha afirmado que algunos procedimientos son muy largos y que convendría agilizarlos, "porque la justicia lenta pierde ese carácter de justicia", en todos los ámbitos.