Alejandro Agag, yerno de José María Aznar, ha visto como la Justicia no sólo desestimaba su demanda contra El País, sino que también ha sido condenado en costas y ha recibido un fortísimo varapalo de la jueza. Agag había demando al diario por las informaciones sobre los regalos de la Gürtel en su enlace con la hija de Aznar, y la magistrada le recuerda  que la suya fue una “boda cuasi de Estado” y de “interés público”, y que Francisco Correa no era un invitado más sino “padrino del novio”.

La juez del juzgado de Primera Instancia número 20 de Madrid entiende que la información sobre los regalos de la boda con Ana Aznar, que describe como “cuasi de Estado”, tenía “interés público”, lo que le lleva a concluir que prima el derecho a la información sobre su derecho al honor. Además, justifica su expresión de “cuasi de Estado” es porque "fueron invitados dirigentes políticos de otros países e innumerables personalidades del país".

“Testigo del novio”
La excusa de Agag era que el hecho de que un invitado a una boda haga un regalo "no es noticiable". Pero la jueza lo rebate con bastante ironía: "Cuando uno de los contrayentes es la hija del presidente del Gobierno a fecha de la celebración del enlace, cuando el regalo asciende a más de 30.000 euros, se factura a través de una mercantil cuya actividad está siendo investigada; habiéndose encontrado la facturación de dicho 'regalo' [la juez lo escribe así, entre comillas] junto a otras facturas incautadas por la policía tras el registro de una lonja en Alcorcón; siendo el administrador de dicha mercantil el principal implicado en la investigación judicial, por la que incluso ha estado privado de libertad, y siendo como fue que el señor [Francisco] Correa no fue un invitado más sino testigo por parte del novio en el enlace, es evidente que la noticia tiene interés público":

Condenado en costas
La sentencia, recurrible, corrobora que la información es veraz y que estaba contrastada. El yerno de Aznar pedía 120.000 euros de indemnización pero el fallo le condena a pagar las costas del procedimiento judicial.

“Sectaria y de opinión”
La magistrada también critica que Agag quisiera la noticia no fue publicada después del comunicado en el que él aseguraba que eran sólo regalos de boda: “En ese caso no se estaría realizando una actividad periodística seria y objetiva sino sectaria y de opinión”, concluye la jueza.