Torres, que está imputado en esta causa, ha decidido no contestar a las preguntas del juez y los fiscales anticorrupción sobre su participación en las supuestas irregularidades detectadas en las actividades del entramado empresarial del duque de Palma. Tras acogerse a su derecho constitucional a no declarar, le tocó el turno de comparecencia de su mujer Ana María Tejeiro, que ha hablado en su comparecencia, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Baleares, aunque todavía no está claro si también se ha negado a contestar a las preguntas.

Han recorrido a pie el camino hasta los juzgados
Poco después de las diez de la mañana, el matrimonio ha salido a pie de los juzgados y tras recorrer la rampa del aparcamiento judicial se ha subido en un taxi que aguardaba en la calle. Su abogado, Manuel González Peeters, ha acompañado a sus clientes hasta el coche y luego ha regresado a los juzgados para asistir al resto de declaraciones previstas para hoy. La Casa Real ha pedido al juez instructor, José Castro, que Urdangarin no tenga que recorrer a pie el trayecto hasta los juzgados para evitar a los medios de comunicación. El magistrado no es partidario de que se conceda al duque ningún privilegio.

Se esperaba una declaración de varias horas
La estancia de Diego Torres y su mujer en los juzgados apenas ha durado más de una hora y ha roto las previsiones que había de que su declaración se prolongará durante horas, ya que es uno de los principales imputados en el caso y, además, en una citación anterior sí declaró ante el juzgado.

El contable, Miguel Tejeiro también debe declarar hoy
Después del matrimonio ha entrado a declarar Miguel Tejeiro, hermano de la mujer de Diego Torres, y después está previsto que comparezca otro hermano, Marco Antonio, y el abogado barcelonés especializado en fiscalidad Salvador Trinxet.

En esta pieza separada del conglomerado Palma Arena se investiga a Urdangarin y a una veintena de personas más por el supuesto uso irregular de fondos públicos por parte del Instituto Nóos cuando lo presidió el duque.