Dirigentes socialistas y el abogado madrileño Eduardo Ranz han presentado hoy una nueva denuncia en vía ordinaria contra la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, por un supuesto delito de desobediencia contra la Ley de Memoria Histórica, al declararse no competente el TSJCV para ver una denuncia anterior.

Según han explicado el diputado socialista y secretario general del PSPV-PSOE, José Luis Ábalos, el coordinador del grupo para la Memoria Histórica, Matías Alonso, y el abogado Eduardo Ranz, el cambio de juzgado obedece a la pérdida de aforamiento de la alcaldesa y diputada autonómica tras la reciente disolución de Les Corts.

Nuevo paseo
"Nos han respondido en tiempo récord, nos gustaría que siempre fuese así, pero lo lógico es que en unas semanas la alcaldesa vuelva a ser aforada (va de número dos en la lista del PP por Valencia) y nos toque volver a dar otro paseo", ha explicado Alonso. El pasado miércoles, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana se declaró incompetente para investigar esta misma denuncia por los motivos ya expuestos. Los hechos denunciados se refieren, según se indica en la misma, a la existencia en la ciudad de Valencia de monumento a los caídos, escudos anticonstitucionales, placas con signos anticonstitucionales, cuadros de honores con exponentes del franquismo que estiman los denunciantes constituyen un manifiesto incumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica.

Catálogo de vestigios
Añaden los denunciantes que hasta la fecha el Ayuntamiento de Valencia no ha procedido a dar cumplimiento ni a la Ley de Memoria Histórica, ni a lo pronunciado por el Tribunal Supremo al respecto (el 17 de febrero de 2005). Tampoco -según consta en la denuncia- ha dado cumplimiento a la jurisprudencia de otros Tribunales y Juzgados desarrollada por razón de la materia ni a lo establecido en el Consejo de Europa, ni hasta la fecha existe elaboración alguna de catálogo de vestigios relativos a la Guerra Civil y la dictadura efectuada por el Ayuntamiento de Valencia. A juicio de los denunciantes, durante el anterior mandato socialista se acometió la retirada de numerosas calles y distinciones, además de una estatua ecuestre de Francisco Franco, una labor que "se interrumpió con Rita".

"Rechazo activo"
"La alcaldesa -según Matías Alonso- es especialmente hostil al cumplimiento de esta norma, no es que le sea indiferente, sino que le resulta incómoda, practica un rechazo activo". El abogado Eduardo Ranz ha denunciado que el Ayuntamiento de Valencia mantiene "todo tipo de distinciones y honores" a dirigentes franquistas, entre ella una medalla de gratitud a Franco, alrededor de 30 calles y unos "cinco" escudos y símbolos. "Hay incluso monumentos a los caídos que constan en la web del Ayuntamiento. Aunque se dé una pátina de normalidad, esto atenta contra una ley vigente contra la que no caben negociaciones", ha añadido. Los denunciantes han explicado que el delito de desobediencia podría conllevar una pena de inhabilitación de hasta dos años, pero que "esa no es la intención" de la denuncia.

"Patéticos y lamentables"
Por su parte, Barberá ha respondido a la iniciativa tachando a los miembros del PSPV de "patéticos, lamentables y mediocres en su ejercicio político" y acusándoles de pretender "que la política se la hagan los jueces". "Cuando llegue el momento llegará la sorpresa de que no saben ni presentar una denuncia" y de que "no saben ni lo que están denunciando", ha dicho la candidata a alcaldesa.  "Meten la pata hasta el corvejón y no digo por qué porque me lo callaré para la defensa", ha dicho.