Imagen de archivo del líder del PP, Mariano Rajoy (i) y el ex presidente del Gobierno y presidente de FAES José María Aznar, durante un acto del campus de verano de esta fundación en Navacerrada (Madrid) (Foto: FAES)



El expresidente del Gobierno y presidente de honor del PP, José María Aznar, no participará en la campaña electoral de las elecciones generales del próximo 20 de diciembre invitado por la dirección nacional del partido. Así lo confirmaron fuentes populares a Servimedia que reconocen que, a sólo 12 días del arranque formal de la campaña, ningún miembro de la dirección nacional ha llamado por teléfono a Aznar para invitarle a participar en los actos del partido en una campaña decisiva.

En este sentido, aseguran que no está previsto que Aznar intervenga en ninguno de los actos que los populares están preparando para los quince días oficiales de campaña electoral hacia las generales, que están terminando de ultimarse. El presidente de FAES y presidente de honor del PP no participó en las elecciones catalanas, como no lo había hecho en la anterior convocatoria, pero sí tuvo una participación activa en los comicios autonómicos y municipales del pasado 25 de mayo aunque sin coincidir con el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy.

Entonces, Aznar protagonizó un total de cinco mítines, en Zaragoza, junto a la entonces presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi; en Logroño, con el exdirigente de La Rioja Pedro Sanz; en Ávila, junto al presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; en Madrid, con la presidenta del PP de Madrid y la hoy presidenta regional, Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, respectivamente; y en Toledo, con la secretaria general del PP y expresidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal.

Este nuevo desencuentro entre Rajoy y Aznar se produce después de que el presidente de honor del PP declinase estar en la reunión en Madrid del Partido Popular Europeo (PPE), a la que se sumaron todos los líderes conservadores europeos. Era la guinda a un rosario de desplantes desde que se enfriaron las relaciones entre ambos y que se evidenciaron en el célebre Congreso de Valencia, cuando Aznar pasó de saludar al que fuera su delfín. En los últimos meses, a pesar de estar en año electoral, el fuego amigo se ha avivado. El propio Aznar, tras la debacle en Cataluña del pasado 27-S, apuntaba directamente contra Rajoy.

Rajoy empezará en Andalucía
El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, arrancará la campaña electoral para las elecciones del próximo 20 de diciembre en Andalucía y la cerrará como es habitual en Madrid.según explicaba este lunes el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, en rueda de prensa tras la reunión del Comité de Dirección del PP. Rajoy será precisamente quien presente el próximo sábado en Valencia las líneas maestras del programa electoral del PP, que después en días sucesivos será detallado en sus diferentes apartados.

Antes, el presidente del Gobierno estará este martes en Sevilla, y el miércoles participará en un acto institucional contra la violencia de género. Ya el jueves y acompañado por la presidenta del PP de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, visitará la comunidad, y el viernes acudirá a un acto oficial por las víctimas del terrorismo.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, durante su intervención hoy en la presentación de campaña del Partido Popular (PP). EFE



Los debates electorales y la vaquilla que lo sabe todo
Sobre los debates electorales y la asistencia de Rajoy, Casado ha informado de que hay más de treinta propuestas de debate por parte de televisiones, radios o universidades.

Ha garantizado que el PP no dejará ninguna silla vacía, siempre y cuando los organizadores permitan decidir al partido quién en su representante en esos debates.

Casado ha defendido que en los debates de carácter sectorial acudan los responsables en la materia y ha recordado que Mariano Rajoy no tiene el don de la ubicuidad, además de que tiene una intensa agenda de Gobierno que tiene que seguir atendiendo. "No habrá silla vacía pero en el caso del presidente se intentará llegar al formato más conveniente para todas las partes", ha defendido Casado, que no ve positivo un exceso de debate porque la gente acaba "cansada" y como en las fiestas de los pueblos, "la vaquilla ya se sabe todo".

Además, ha mostrado sus reticencias a que a los debates tengan que acudir sólo los candidatos de PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, y se pretenda obviar a los líderes de otras fuerzas políticas que todavía hoy tienen representación parlamentaria.