Cada partido, con cada tema de interés, prepara diariamente lo que se conoce un 'argumentario'. Una relación de contestaciones con las que se pretende dar una 'unidad de opinión' frente a cualquier asunto, sea propio o ajeno. Ese 'argumentario' generalmente se reparte entre todos aquellos miembros del partido que, en cualquier nivel, pueden verse enfrentados a un periodista.

Argumentos de urgencia: ya estaban listos de madrugada
El caso Bárcenas, por supuesto, es un caso extremo de necesidad de 'argumentario'. Una 'bomba de neutrones' que puede causar tanto daño que exige 'correr' a atajar sus consecuencias.

Anoche, tan pronto se conoció la información de El Mundo, el equipo que prepara estos informes, y en el que participan tanto gabinetes del PP en Génova, como en el Grupo Parlamentario como en el Ministerio de Presidencia, junto a gabinetes de prensa externos contratados para ello, se puso a ello. A primera hora de la madrugada el argumentario estaba listo. Sus mensajes, estos:

CASO BÁRCENAS




  • El Partido Popular no tiene más información que la publicada en los medios de comunicación.

  • Hay un proceso judicial abierto y tendrá que determinarse si hay responsabilidades jurídicas. Las responsabilidades políticas ya se asumieron.

  • Luis Bárcenas dimitió como tesorero del PP y como senador en julio de 2009 y solicitó la baja como militante en abril de 2010.

  • El PP es rotundamente ajeno a cualquier cuenta bancaria que no esté reflejada en su contabilidad ante la el Tribunal de Cuentas. Todos los años el PP ha presentado ante el citado órgano los informes que legalmente se exigen, sin que el Tribunal de Cuentas haya encontrado ninguna irregularidad.

  • La corrupción indigna a todos los ciudadanos y, de forma muy especial, a la inmensa mayoría de los responsables públicos que por supuesto son honrados.

  • El Partido Popular ha actuado siempre sin contemplaciones ante cualquier irregularidad o presunta corrupción, incluso han asumido responsabilidades personas que no han sido declaradas culpables por los Tribunales de Justicia.