Es una suma que abochorna. Las mujeres sufren en España una desventaja que tiene cifras 44.200 millones de euros. Es el cúmulo de la brecha salarial en el empleo, la brecha en el desempleo, la brecha en las pensiones y la brecha en la incapacidad permanente, tal y como denuncia UGT que lo califica de “robo que pasa desapercibido” y de “saqueo a las mujeres” y a las arcas públicas, que cada año recauda 20.700 millones menos.

El primer golpe a la igualdad, la brecha en el empleo, surge de la diferencia del 22, 86% que cobran de menos respecto a los hombres las más de siete millones de mujeres asalariadas. Una media de 5.941,46 euros menos al año, lo que arroja un resultado de 42.000 millones de euros que los empresarios se ahorra en nóminas.

Pero también las 381.529 paradas sufren esta situación, al soportar una brecha salarial del 15,03%, que supone de media 3.175,20 euros anuales. Las menores prestaciones que cobran las mujeres hacen que sea el Estado el que se ahorra cada año 121.143.080 euros.

En total, sumando todo lo que ahora el Gobierno la cifra se eleva 2.194 millones en dinero público.

Cuando llega el momento de la jubilación, el agravio crece, porque la brecha se dispara hasta el 37,04%, que supone una diferencia anual de 6.329,54 euros al año, con respecto a los hombres. Al Gobierno le supone un superávit en sus cuentas de 1.290.162.164 euros anuales.

Y si se diese la desgracia de tener que acudir a una situación de incapacidad permanente, las mujeres sufren una brecha salarial de 17,33% que supone una diferencia anual de 2.409,12 euros. Esta situación reporta un “ahorro” a las arcas del Estado de 783.057.955 euros al año.

Para luchar contra esta lacra, aprovechando el Día Europeo por la Igualdad Salarial, que se celebra hoy, UGT propone varias medidas:

  • La puesta en marcha de una Ley de Igualdad Salarial que incluya el concepto de trabajo de igual valor y recoja sanciones ejemplarizantes. Las sanciones deben ser de idéntica cuantía a la que se ha dejado de pagar a las mujeres, además de repararlas por las cuantías que dejaron de percibir.
  • Que se traslade a la normativa de nuestro país las recomendaciones de las distintas normas y recomendaciones, europeas e internacionales, que abogan por la igualdad salarial entre mujeres y hombres.
  • Establecer que las estadísticas incluyan cada vez mayor información, para poder combatir las discriminaciones salariales.
  • Recuperar el equilibrio en las relaciones laborales, roto con la reforma laboral de 2012 impuesta por el Gobierno del PP y que ha devaluado las condiciones salariales y de trabajo, afectando sobre todo a las mujeres. Esta reforma ha dado más poder a los empresarios en la negociación colectiva y prevalencia a los convenios de empresa sobre los de sector. No hay negociación justa sin equidad entre los negociadores.
  • Ratificar el convenio 189 de la OIT sobre el trabajo digno de las trabajadoras del hogar.
  • Que se establezca un convenio internacional contra la violencia del género en el lugar de trabajo.