En el resultado de la encuesta influye sin duda el efecto de la crisis económica, sin embargo no es el único motivo. El 75% de los consultados se considera católico, pero tan solo el 18% se declara practicante. Los ciudadanos están cada vez más lejos de las posturas oficiales de la Iglesia católica en temas como el aborto, el divorcio y el matrimonio homosexual.


Un Estado aconfesional

Los españoles son cada vez más partidarios de la secularización del Estado y de que la Iglesia ocupe una posición privada. Tres de cada cuatro ciudadanos consideran que los legisladores deben realizar su tarea sin tener en cuenta consideraciones religiosas. Además, la mayoría rechaza  que la Iglesia goce de privilegios.


33.500 firmas contra la exención fiscal para la Iglesia

El 9 de mayo, Europa Laica presentó en el Congreso de los Diputados 33.500 firmas para pedir que se suprima la exención del IBI a la Iglesia católica y al resto de confesiones religiosas, sus organizaciones y colegios. En declaraciones a ELPLURAL.COM, su presidente, Francisco Delgado, reconoció que lo que se busca es que España pueda ser “verdaderamente un Estado aconfesional”, porque en estos momentos no lo es.