La Asamblea en Defensa por la Sanida Pública de Toledo, que ha recibido el desplante público del PP local por denunciar los problemas sanitarios de la región, ha denunciado la doble jugada que a instancias del Gobierno regional insta a evitar la visibilidad de esas carencias silenciando a los profesionales y a los propios usuarios.

Circular amenazante
"Sin el menor escrúpulo y haciendo uso de un alarde de democracia el Secretario del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) ha enviado una nota interna a todas las gerencias, recordando a todo el personal sus obligaciones en relación al correcto uso por los empleados públicos de los bienes que se ponen a su disposición", ha explicado la asamblea sobre una circular poco amistosa a los profesionales. "En la nota también se pide a los trabajadores que denuncien a aquellos compañeros que pudieran contravenir lo dictaminado en la orden". La circular advierte de que según la legislación vigente, se puede sancionar económicamente hasta con 15.000 euros a aquellos profesionales sanitarios que hagan un "uso indebido" de sus uniformes o equipos.

Intento de acallar a la Marea Blanca
La Asamblea subraya que se prohíbe el "uso de la bata de trabajo fuera de los centros para fines que no sean asistenciales", lo que consideran que en la práctica está encaminado a "acabar con la Marea Blanca y evitar la imágenes de estas semanas donde los profesionales, que están sufriendo la política de 'ajustes' del Gobierno de Castilla La Mancha, atendían a la prensa en la calle con sus batas y uniformes de trabajo para protestar y denunciar la situación en la que se encontraban los enfermos de sus centros sanitarios". Otro punto en el mismo sentido va dirigido a impedir la colocación de anuncios o carteles en lugares que no están habilitados para ello: "es decir, tablones reservados para los sindicatos, carteles que no son ofensivos y que solo recuerdan a los ciudadanos las actuaciones que se están llevando a cabo desde el SESCAM para acabar con las listas de espera".

En el hospital Virgen de la Salud no se puede reclamar
Pero la estrategia tiene otra otra derivada, porque según la Asamblea, "ante la avalancha de denuncias por parte de los usuarios del Hospital Virgen de la Salud, unas 5000 denuncias en la ultimas semana, debido al colapso de las urgencias, falta de personal sanitario y no sanitario en el hospital" la gerencia del centro ha ordenado "la retirada de los formularios para la realizacion de quejas, sugerencias y reclamaciones del servicio de Urgencias, acabando asi con un derecho reconocido a la ciudadanía".

Derecho de los usuarios
La Asamblea advierte de que "al usuario se le limita el derecho a presentar quejas, sugerencias y reclamaciones y al personal se le pone a los pies de los caballos ya que son ellos, y no la Gerencia, los que tienen que enfrentarse a los usuarios que quieren realizar dicha actuación". El efecto de esta medida será obvio: "reducirán las estadísticas, que según las ultimas publicaciones es uno de los Hospitales de la región que tiene el honor de ocupar la primera plaza en materia de quejas y reclamaciones". Piden por ello la reposición de los formularios y la dimision de los responsables de una medida "que en vez de solucionar los problemas incrementan los mismos ademas de vulnerar los derechos" de los ciudadanos.