Ismael González Garrido, un joven de 20 años natural de la localidad ciudadrealeña de Montiel, no es diputado regional ni nacional del Partido Popular. No, tiene la “desgracia” de ser estudiante, con el añadido de tener un 80% de grado de discapacidad, ¡y claro!, ser tetrapléjico. Además, tiene la “osadía” de vivir en Castilla-La Mancha y estudiar en otro pueblo distinto al de su residencia, por lo que debe desplazarse en vehículo hasta el instituto de la vecina localidad de Villanueva de los Infantes. ¿Qué cómo va al centro docente? Lo lleva su anciano padre en su coche porque el Gobierno que preside la secretaria general del PP, María Dolores Cospedal, le niega toda posibilidad de traslado a cuenta de la Consejería de Educación. Y es que, insistimos, este estudiante tetrapléjico no es parlamentario “popular”.

El “lujo” de un autobús acondicionado
Ismael ha comparecido ante los medios de comunicación, junto a dirigentes socialistas de Ciudad Real, para suplicar un transporte adaptado a su condición de tetrapléjico. Y es que el joven estudiante no es diputado del Partido Popular, pero sí cuenta con la ilusión de graduarse en el módulo de Formación Profesional de Administración y Finanzas, claro, siempre y cuando María Dolores Cospedal escuche su súplica y aplique la ley que permita a Ismael González estudiar en igualdad de condiciones que el resto de sus compañeros de Villanueva de los Infantes. (Escuchar audio)

Los diputados parapléjicos del PP, Atienza y Vañó, junto a Cospedal y Vicente Tirado Los diputados parapléjicos del PP, Atienza y Vañó, junto a Cospedal y Vicente Tirado



240 euros por llevarlo al centro
Es verdad, Ismael no es diputado nacional ni parlamentario regional del PP, tan verdad como que Cospedal y su “consejero torero” no le han dicho que “no” lo llevan al centro docente. Lo que le han dicho es que si quiere acudir a formarse que pague todos los meses 240 euros por acercarlo en autobús hasta el instituto de FP, en vez de 60 que abonan el resto de los estudiantes. Y es que el Gobierno de Cospedal penaliza a los tetrapléjicos, porque una cosa es transportar a un estudiante sin discapacidades físicas aparentes, y otra muy distinta a un tetrapléjico que requiere otros tratamientos y adaptaciones, y que por si fuera poco ocupa con su silla de ruedas ¡hasta cuatro plazas del autobús! “Es sangrante e indignante que a Ismael le pidan 240 euros al mes por ocupar ese espacio”, ha denunciado el portavoz del PSOE en Montiel, Juan Ramón Mena.

Hijo de pensionista, enfermo y anciano
Mena tiene claro que Ismael no es diputado nacional ni regional del PP, por eso sabe que la familia de Ismael no puede asumir el gasto de esos 240 euros porque la pensión de su padre no les alcanza. Aún es más, el anciano progenitor, que todos los días le acerca hasta el centro docente en su coche, será próximamente sometido a una intervención quirúrgica. “¿Quién llevará, entonces, al joven hasta Villanueva de los Infantes? ¿Dónde le darán las tres sesiones semanales de fisioterapia que recibe en el centro todas las semanas?” Preguntas que se hacía también el portavoz socialista.

Ismael junto a su padre, y un pequeño discapacitado, bajado a pulso de un autobús escolar de Toledo Ismael junto a su padre, y un pequeño discapacitado, bajado a pulso de un autobús escolar de Toledo



El vía crucis de los dependientes
Pero no solo Ismael no es diputado del Partido Popular. Tampoco lo son los alumnos  con discapacidades graves del Centro Público de Educación Especial Ciudad de Toledo, que son trasladados en un autobús que carece de las adaptaciones exigidas por ley, sin cinturón de seguridad ni asientos reclinables y que tienen que ser subidos y bajados del vehículo a pulso, con el daño físico añadido que produce en los cuerpos de estos adolescentes. Mientras tanto, el Centro Español de Representantes de Personal con Discapacidad de Castilla-La Mancha (CERMI-CLM) guarda silencio y ríe las ocurrencias del Gobierno de Cospedal.

Vañó interviene en el Congreso y Atienza jura su cargo ante el presidente de las Cortes de CLM. Todo adaptado. Vañó interviene en el Congreso y Atienza jura su cargo ante el presidente de las Cortes de CLM. Todo adaptado.



Acondicionamiento de parlamentos
Otro gallo hubiera cantado si Ismael llega a llamarse Francisco Vañó, diputado nacional del PP por Toledo, o David Atienza, parlamentario regional del mismo partido por Guadalajara. La Cámara Baja se adaptó rápidamente, como no podía ser de otra forma, para que Vañó ejerciera su mandato en el Carrera de San Jerónimo, primer parapléjico en ocupar un escaño desde la VIII Legislatura. Un tanto de lo mismo ocurrió en junio de 2011 en el antiguo convento de Gilitos, sede del parlamento castellano-manchego, donde no se ahorró dinero ni esfuerzos para que el diputado en silla de ruedas de Cospedal pudiera acceder sin problemas a todas las dependencias de las Cortes manchegas. Lógico y obligado, también.

Atienza junto a Cospedal y Rajoy en un acto del PP sobre la “igualdad”. Atienza junto a Cospedal y Rajoy en un acto del PP sobre la “igualdad”.



“Los que hacemos la Ley somos los últimos en cumplirla”
“Yo desconocía que las Cortes de Castilla-La Mancha no estaban adaptadas. Parece que las personas encargadas de hacer la Ley somos los últimos en cumplirla. Esto, evidentemente, no podía ser así y precisamente por ello tenemos que solventar la solución con la mayor premura posible”. Estas fueron las primeras declaraciones del diputado regional parapléjico del PP, David Atienza, cuando supo que los discapacitados tenían difícil ejercer de parlamentarios. Ahora, Cospedal no solo ha hecho las lógicas obras para que su diputado pueda acceder al salón de plenos, también ha puesto un ascensor específico y otras adaptaciones. Y es que no podemos olvidar que Atienza y Vañó son diputados parapléjicos del PP, e Ismael González es solo un tetrapléjico que quiere estudiar en igualdad de condiciones.