El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha admitido la querella de la Fiscalía Especial Anticorrupción contra el expresident de la Generalitat Francisco Camps, la exconsellera Dolores Johnson y el empresario y expiloto Jorge Martínez 'Aspar' por la gestión de la Fórmula Uno. La querella sitúa a Camps como responsable, negociador y avalista del desvío de fondos públicos de forma continuada a la empresa Valmor, relacionada con la organización de la Fórmula Uno en Valencia y de la que era socio Aspar.

Posible prevaricación y malversación
Según ha informado hoy el TSJCV, en la querella admitida la Fiscalía considera que los hechos investigados pueden ser constitutivos de un delito continuado de malversación, prevaricación y delito societario, del cual resultan responsables Camps, Johnson y Aspar. El tribunal acota la investigación al periodo en que Camps intervino como president de la Generalitat (de abril de 2006 al 19 de julio de 2011) y considera que del relato hecho por el fiscal se desprende "la posibilidad razonable" de que los hechos narrados hayan ocurrido con participación en los mismos de Camps, y que éstos podría constituir delitos de prevaricación administrativa y malversación de caudales públicos.

Ecclestone declaró que Camps le indicó a quién contratar
En la querella de la Fiscalía, que recoge en parte el auto del TSJCV, se detallan cuáles son los hechos delictivos atribuidos al expresident, como ideólogo del Gran Premio de Europa y responsable directo de las negociaciones con Bernie Ecclestone, al que indicó "con quién debía contratar", según declaró el magnate británico.
"La única persona de la Generalitat que negoció y decidió sobre este tema fue Francisco Camps", según la Fiscalía, y "existen indicios de que Camps concertó con Aspar" que, en realidad, quien organizaría la prueba sería la empresa pública Circuito del Motor.

"Rescates" con dinero público
El fiscal enumera asimismo, los "rescates" públicos a la empresa de Aspar, Fernando Roig y Bancaja (Valmor) al no exigirle contraprestación económica por los servicios prestados por Circuito del Motor, haber abonado el canon al que no hizo frente Valmor y haber avalado nuevamente a esta firma ante Ecclestone días antes de su dimisión en julio de 2011. El fiscal considera a Camps responsable de "ordenar al director de Proyectos Temáticos (empresa pública) firmar un contrato para dar forma a un rescate de una sociedad privada eludiendo los controles de la Administración". Respecto al último aval, el ministerio público insiste en que el expresident sabía que quien debía firmarlo era el conseller de Hacienda y que "prescindió totalmente del procedimiento administrativo, saltándose de manera grosera el ordenamiento jurídico".