Ángel Acebes ha negado que tuviera conocimiento de la compra de acciones de Libertad Digital con una caja B en el PP y ha hecho recaer cualquier responsabilidad sobre el extesorero Álvaro Lapuerta al afirmar que era éste quien se encargaba de los temas económicos, mientras él, en su cargo de secretario general, sólo se ocupara del área política.

Lo mismo que esgrimieron Cospedal, Arenas y Cascos
El argumento usado por Acebes fue el mismo que esgrimieron la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y sus predecesores Javier Arenas y Francisco Álvarez- Cascos, cuando declararon ante el juez Pablo Ruz por los papeles de Bárcenas, en calidad de testigos.

Admite que Libertad Digital le pidió ayuda
Según ha explicado a los medios la abogada de Manos Limpias, Virginia López Negrete, personada como acusación popular en el caso de los llamados papeles de Bárcenas, Acebes ha negado que autorizara entre 2004 y 2005 la compra de títulos de Libertad Digital, aunque ha reconocido que el entonces presidente del grupo de comunicación, Alberto Recarte, le pidió que diera a conocer su ampliación de capital  en el PP.

Recarte dice que se reunió con Acebes,  Aznar y Aguirre
El expresidente de Libertad Digital ha comparecido ante el juez tras Lapuerta y Acebes en calidad de testigo y ha declarado que se reunió con el entonces secretario general del PP en dos ocasiones,  a finales de 2004, en la sede principal del partido en la calle Génova. Recarte ha añadido que mantuvo también encuentros con José María Aznar y Esperanza Aguirre, para pedirles, igualmente, que difundieran entre la militancia y sus contactos que estaba abierta la ampliación de capital de su grupo de comunicación.

Trasmitió a alguien del partido la petición de Recarte
Acebes ha añadido que le trasmitió a alguien del PP la petición del presidente de Libertad Digital, aunque no especificó a quién. En su declaración ante el juez, el extesorero Álvaro Lapuerta afirmó que en “círculos del partido se entendía que debía dársele auxilio” a Libertad Digital y que el PP hizo saber su “deseo” de comprar acciones “entre amigos y colaboradores”.