Política
Juanma Moreno Bonilla, recogiendo aceitunas.

Ridículo del líder del PP andaluz: sus nervios le llevan a recolectar aceitunas

Moreno Bonilla tira de populismo tras ganar más de millón y medio de euros en política y obviar que el jornal se paga a 54 euros

Sáb, 17 Feb 2018

Los populares andaluces han promocionado y difundido un vídeo en el que se puede ver al presidente del PP-A, Juan Manuel Moreno Bonilla, "haciendo" de aceitunero recolector en Jáen. Según explica el partido, Bonilla ha pretendido con este gesto "conocer cómo faenan los trabajadores del campo". El propio líder del PP andaluz ha expresado en redes sociales lo siguiente: "Hace unos días estuve en Jaén, coincidiendo con el final de la campaña de la aceitunaAllí una cuadrilla de trabajadores del campo, gente buena, gente sana, compartió conmigo su tiempo y su experiencia".

Los internautas se ríen o critican

La reacción de muchos internautas al ver distribuido el vídeo y las imágenes ha sido de auténtica hilaridad, cuando no de crítica, por considerarlo un electoralismo patético de alguien que jamás se acercó al campo andaluz y que ahora, de súbito, comparte jornada laboral con los aceituneros. Un gesto impostado derivado, tal vez, del "casual" hecho de que ese mismo día el Partido Popular consagraba su fractura en dos mitades con el abandono de la formación por parte de algunos alcaldes, concejales y militantes de la provincia de Jaén con un más que seguro destino a Ciudadanos. Y es que en esa misma jornada "recolectora" de Moreno Bonilla, Miguel Moreno, cabeza del sector crítico y más de una veintena de cargos municipales del PP de Jaén, daban la "espantá" y dejaban de ser militantes.


Tortilla y chorizo en el suelo con litrona a morro

En el amplio reportaje y vídeo, que el PP en principio no difundió y luego sí,  se muestra un Moreno primero "cosechador", luego "vareador" y al final "jefe cuadrillero", hablando con los aceituneros. Lo cierto es que de las posturas que adopta se deduce que no tiene ni idea del duro trabajo de los jornaleros andaluces.

En la imagen en la que se le ve cogiendo aceitunas con la espuerta, parece recolectar melones, por la extensión del campo visual y el movimiento forzado de las manos y los brazos. También se deja grabar Moreno bebiendo a morro un litro de cerveza con la cuadrilla de jornaleros y devorando el almuerzo proletario en el suelo con tortilla de patata, pan casero y embutidos jiennenes. ¡Toma ya! ¿Quién dijo miedo al mestizaje jornalero?

¿Dónde estaba el PP cuando la reforma de la PAC?
En todo caso, elogios de afines aparte, en lo que coinciden los internatutas es en el mucho tiempo que ha tardado un político andaluz como Moreno Bonilla, que lleva en cargos públicos y orgánicos practicamente "desde que hizo la Primera Comunión", en acercarse al campo de manera física. Las explicaciones habría que buscarlas precisamente en la grave crisis que vive el PP andaluz en esa provincia con dos facciones enfrentadas y una parte de ellas que ya ha abandonado de facto el partido.

Por eso decir ahora que "es admirable su trabajo, el dominio de las técnicas para elaborar nuestro aceite de oliva, un producto tan apreciado y tan importante en el mundo", suena a patético argumento de falso político. Habría que recordar dónde estaba Bonilla en el momento de la amenaza que constituyó la reforma comunitaria de la PAC al aceite de oliva y la aceituna de mesa y que tantas movilizaciones provocó en Andalucía. Al menos no ha hecho como el comisario europeo de Agricultura, Franz Fischler, en su visita a un olivar andaluz, donde se comió una aceituna recién cogida del olivo. Tal era su desconocimiento.

Nervios por la fuga a C,s y las malas encuestas
Pero es que los nervios preelectorales producen monstruos y Moreno Bonilla tiene motivos para estar muy inquieto. A la fuga de miembros y cargos del PP andaluz a Ciudadanos -probablemente la sangría va a extenderse a otras provincias en breve- se unen las pésimas perspectivas electorales que le dan las últimas encuestas recientes. Todas indican que los populares, lejos de subir, descenderán en votos y escaños, tanto en unas previsibles elecciones autonómicas -tal vez adelantadas- como en unas generales. Por contra, su enemigo, el PSOE de Susana Díaz, obtendría mejores resultados. El PP perdería de dos a tres escaños, los mismos que obtendrían de más los socialistas, mientras que los naranjas le soplan en el cogote al PP regional. Un fin inevitable para la carrera de este político joven, pero longevo en ocupación de cargos.

La imagen es más estrambótica si se trae a colación lo que percibe un jornalero andaluz en la cosecha de aceitunas. El salario estipulado es de 54 euros por jornada de 6,45 horas con 30 minutos de descanso, tal y como indica el cuadro adjunto. Eso en un político como Moreno Bonilla, al que se le calcula que ha ganado en sus años en la palestra más de un millón y medio de euros, posiblemente le inhabilita para ser tan "campechano" en un olivar de Jaén. 

Un enterrado 'genovés' que cobra por ello y bien cobrado, el ex secretario de Estado que 'sepultó' la Ley de Dependencia y candidato a la Presidencia de Andalucía, es un tipo peculiar que tiene tantos curriculum disponibles como cargos ha ido ocupando.


Un listado completo de cargos remunerados
Moreno Bonilla, sin pena ni gloria, comienza a dar señales de vida dentro del PP allá por 1989, adolescente él, tras confesar que había visto en persona en un mitin en Málaga al entonces recién elegido Presidente de AP/PP, un tal Aznar. Su trayectoria desde la temprana edad de 19 años recién cumplidos:
1989. Se afilia al PP
1993-1995. Presidente de NNGG de Málaga
1995-1997. Concejal Ayuntamiento de Málaga
1996-1997. Presidente de NNGG de Andalucía
1997-2001. Presidente de NNGG de España
1997-2000. Diputado por Málaga en el Parlamento andaluz
2000-2004. Diputado por Cantabria
2004-2011. Secretario Nuevas Tecnologías y Local
2004-2011. Diputado por Málaga
2011-2014. Secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad
2014. Desde junio es senador territorial 
2014 hasta ahora. Presidente regional y diputado autonómico.

Money, money: Ha ganado lo que 20 aceituneros en 20 años
La suma de sus retribuciones desde el año 2000, cuando es elegido diputado al Congreso, hasta febrero de 2015, pasando por el momento en que por circunstancias cuneras acabó escogido por su desconocida Cantabria, circunstancia ésta que compartió con Luis Bárcenas, asciende a cerca de 1, 5 millones de euros. Moreno Bonilla siempre ha tenido una extraña habilidad para acumular sueldos. Actualizados a 2018, los ingresos podrían dar una cantidad aproximada a lo que 20 andaluces recogiendo aceitunas podrían percibir en 20 años. Y ahora va y se come su tortilla de patatas y practica la inmersión laboral y luego lo cuenta. ¡Andaluces de Jaén, aceituneros altivos!