Opinión

Gürtel cumple un año: 12 meses, 12 momentos históricos del juicio

La declaración de Rajoy, la del presidente del Senado, los ‘pentiti’, la contundencia de los peritos…

184
Jue, 5 Oct 2017

Este 4 de octubre, el mundo ha seguido mirando a Cataluña, pero en un rincón madrileño, en un polígono industrial de San Fernando de Henares, una vela se apagaba. Sería simbólica, porque poca gente habrá celebrado que se acabe de cumplir un año del macrojuicio Gürtel. Un récord que demuestra que la definición de “el mayor caso de corrupción de España” es ajustada a la realidad. Sólo el juicio del Caso Malaya sobre la corrupción en Marbella ha durado más tiempo, pero este juicio de Gürtel sólo corresponde a una de las 13 piezas separadas.

En todo este tiempo, el juicio Gürtel nos ha dejado momentos para el recuerdo, como el hecho de que haya conseguido por primera vez en la historia que un presidente del Gobierno tenga que declarar como testigo. En honor a este año, hemos decidido seleccionar los 12 momentos más importantes, uno por cada mes, que se han vivido en este episodio de la historia judicial.

1Rajoy hace historia, de la mala

Como no podía ser de otra manera, el primer hito es la declaración de Mariano Rajoy como testigo, algo que nunca había ocurrido en más de 40 años de democracia. La acusación popular ADADE lo pidió en varias ocasiones, pero siempre les fue negado. Hasta un 18 de abril en el que la mayoría del Tribunal aceptó el requerimiento con un contundente “el momento ha llegado”.

Rajoy se intentó escabullir por activa y por pasiva: primero fue el PP quien pidió que su presidente declarara por videoconferencia, después fue la propia Moncloa quien solicitó que se usara el plasma “por razones de seguridad y de orden público”, y finalmente, acotó la fecha al 26 o el 27 de julio, en pleno verano, para tener el mínimo impacto. Eso, y el hecho de poder sentarse a la altura de los jueces, fueron sus principales privilegios. Además de una declaración en la que, si no mintiósí se contradijo en varias ocasiones.

Para saber más, en Los Genoveses: Mariano Rajoy, un testigo en diferido

2Pío, pío, pasa desapercibido

La comparecencia de Rajoy sirvió, por lo menos, para tapar la de Pío García Escudero. El mismo día en que el presidente del Gobierno era arrastrado a los tribunales, también fue llamado a declarar el presidente del Senado. Apenas tuvo cámaras mirándole, pues todas enfocaban a cómo Rajoy se escabullía por la puerta de atrás de la Audiencia Nacional.

García Escudero fue sentando en el banquillo por su anterior responsabilidad al frente del Partido Popular de Madrid y a petición de la defensa de Guillermo Ortega, exalcalde de Majadahonda, quien le requirió que explicara cómo funcionaba la financiación de la formación. Para que, si había sido irregular, dejase claro que Ortega, alias El Rata, según los cabecillas de la Gürtel, no había tenido nada que ver.

Para saber más, en Los Genoveses:  el testigo telonero

3La Génova de los 90 se traslada al juzgado

Rajoy y Escudero no fueron las únicas caras conocidas que desfilaron por la Audiencia Nacional. Llegados a un cierto punto, San Fernando de Henares parecía una reunión de maitines en la calle Génova, aunque en los años 90. Allí fueron llamados a explicar los oscuros entresijos del PP toda la cúpula. Algunos, como Ángel Acebes o Rodrigo Rato, ya estaban acostumbrados al banquillo judicial por su paso en Bankia; otros, no tanto, como Jaime Mayor Oreja, Francisco Álvarez Cascos o Javier Arenas, quien aún tiene mando en la plaza de Génova.

También fue llamada a declarar Esperanza Aguirre, aunque el asunto en cuestión, la Gürtel, pasó desapercibido. Aguirre acudía dos días después de que se citase a Rajoy y un día después de que estallase el caso Lezo y su mano derecha, Ignacio González, acabara entre rejas. El protagonismo se lo llevaron sus lágrimas a la salida del tribunal por la detención, mientras decía “es un día verdaderamente triste, estoy conmocionada”.

4Los ‘pentiti’

Todos los anteriores habían perdido la memoria. No recordaban, no sabían, no les constaba. Pero hay tres personas que sí se acuerdan, y bien, de la Gürtel y de su participación en ella. Son los tres pentiti, quienes han confesado los hechos ante la Fiscalía. Se trata de Jacobo Gordon, antiguo socio y amigo de Alejandro Agag, el yerno de José María Aznar, quien confesó cómo el alcalde de Majadahonda (el Rata de hace unos párrafos) le dio un sobre con dinero B por una comisión. Se trata de Alfonso García-Pozuelo, propietario de la constructora hispánica, quien reconoció haber pagado comisiones para recibir obras en Pozuelo. Y se trata del exconcejal de este municipio madrileño, Roberto Fernández, quien estaba acusado de adjudicar contratos irregulares a Gürtel.

Para saber más, en Los Genoveses: Los acusados de Gürtel

5La manta de Correa

Pasada una semana del inicio de la Gürtel, y tras haber vuelto a prisión por su condena en la pieza de Fitur en Valencia, el cabecilla de la trama, Francisco Correa, alias Don Vito, tiraba de la manta. "Los pagos a los políticos los hacía siempre yo. Quedaba con ellos y les daba el sobre", dijo Correa. "Esto es una práctica habitual del país y del sistema. Existen muchos Franciscos Correas”, llegó a asegurar en lo que parecía una versión cañí de La Traviata. "Yo he dado y llevado al PP más de 1.000 millones de pesetas", ratificó en sede judicial. "Posiblemente en Valencia hicimos cosas irregulares con la financiación del partido", admitió, sobre un asunto que será juzgado a partir de enero. Una rajada, sin embargo, que sería acallada de golpe unos meses después.

Para saber más, en Los Genoveses: Las defensas de Gürtel

6La Caja B del PP se abre otra vez

Semejante cantinela acabó provocando que, dos años después de su archivo, se volviera a abrir la pieza de la caja B del PP, demostrando que su cierre había sido en falso. Sin embargo, la verborrea de Correa se quedó en nada en este otro caso. Fue citado a declarar por el juez José de la Mata y llegó en un furgón luminoso por la claustrofobia que, según él, le aquejaba desde su vuelta a prisión. Unas comodidades que no sirvieron para estimularle, porque el magistrado, pese a su enfado, no consiguió sacarle palabra. Tampoco quiso ratificar su confesión García-Pozuelo, quien cantó en Gürtel tras pactar con la Fiscalía.

Para saber más: La caja B del PP abraza a la Púnica y a Lezo

7El visto bueno de Suiza

“Con mucho gusto”. Con esa expresión confirmó  la Unidad de Asistencia Judicial de la Oficina Federal de Justicia de Suiza a la Fiscalía Anticorrupción española que podrían utilizar los datos bancarios del país helvético para juzgar a Luis Bárcenas, Francisco Correa y compañía. Un tema que no es baladí porque el fraude fiscal y el blanqueo de capitales es lo que mayores penas de prisión pueden acarrear. En el caso de Bárcenas, los 17 delitos fiscales de los que se le acusa suponen 26 de los 42 años de cárcel que pide para él la Fiscalía. Algo imposible de probar sin el permiso suizo.

Para saber más, en Los Genoveses: la carta de Suiza dando el visto bueno

8Los peritos no dudan

Fundamentales también han sido las declaraciones de los peritos que han corroborado lo que durante años llevan poniendo negro sobre blanco en infinidad de informes. Sus visitas al juzgado han coincidido con el maremoto catalán, y casi han pasado desapercibidas, pero han sido contundentes. Son peritos de avalada experiencia que pertenecen a organismos conocidos por sus siglas: la UDEF, de la Policía Nacional; la ONIF, de Hacienda, y los de IGAE, la intervención general del Estado. Entre todos, han confirmado que el Gobierno de Aguirre dio dinero público a la Gürtel, que Guillermo Ortega estaba implicado en la finaciación, que había sobre para Francisco Correa y Luis Bárcenas…

9Ana Mato se queda sin argumentos

…y que Ana Mato y Jesús Sepúlveda jamás pagaron ni uno sólo de los regalos y viajes que siempre se sospechó que habían corrido a cargo de la trama corrupta. Porque la que fuera ministra intocable de Mariano Rajoy también tuvo que pasar por la Audiencia Nacional. Fue un día antes del día de los Enamorados, el 13 de febrero, y Mato culpó de todo a su exmarido, el que fuera alcalde de Pozuelo. Sin embargo, las respuestas “evasivas”, según la fiscal, eran prueba de su culpabilidad. Los peritos lo acabaron confirmando.

Para saber más, en Los Genoveses: Los partícipes a título lucrativo

10Las ‘Conchas’ de la Fiscalía

María Dolores de Cospedal presumió en su día de ser tan amiga de la juez Concepción Espejel que para ella era “Concha”. No sabemos si llamará igual a las dos fiscales del caso Gürtel, Concepción Sabadell y Concepción Nicolás. Ambas son el motor del caso, sobre todo en una época en que la Fiscalía se ha comportado más que nunca como un fiel aliado del Gobierno del PP.

Sabadell, la jefa, ya demostró sus tablas en el caso de los trajes de Francisco Camps, aunque lo perdiera. Pero ambas fueron más allá que las propias acusaciones y consiguieron que Luis Bárcenas entrara en prisión provisional, una medida que tres semanas después ya había ablandado al tesorero del PP y le empujó a tirar de la manta. Y a ellas les debemos que los jueces de cabecera del PP fueran apartados del caso Gürtel. Descubrieron, y defendieron, que cuatro de los acusados habían votado, en su etapa de diputados en la Asamblea de Madrid, a Enrique López para el Tribunal Constitucional. Y Luis Bárcenas había dado su apoyo de senador para que Concepción Espejel, la otra Concha, fuera miembro del CGPJ.

Para saber más, en Los Genoveses: Las fiscales de Gürtel

11Hurtado, solo en el desierto

Sin embargo, el PP sí contó con la ayuda inestimable, aunque muchas veces inútil, del presidente de la Sala que juzga la Gürtel, el magistrado Ángel Hurtado, quien no se ha cansado de clamar en el desierto para evitar que Rajoy o la cúpula del PP acudieran a declarar como testigos. Los abogados del partido, además de pedir la nulidad del juicio –una demostración de cómo el PP colabora con la Justicia pero que fue abortado por las Conchas- se esforzaron en darle argumentos para que bloquease las peticiones de las acusaciones populares. Argumentos que él solía recoger en los votos particulares en los que plasmaba su desacuerdo con los otros dos jueces, la mayoría de la sala, que sí consideraron pertinente que el líder del PP explicara los sospechosos entresijos de su partido.

Para saber más, en Los Genoveses: Los jueces de Gürtel

12Las ranas de Aguirre

Para terminar, unas notas de color… verde. No podemos olvidarnos de las famosas ranas de la charca de Esperanza Aguirre, que, enviadas por El Intermedio, se trasladaron a la puerta de la Audiencia Nacional para saludar a su madrina, el día que tuvo que declarar ante el tribunal. Sólo faltaba la rana González, en ese momento, ya en prisión.

 

Marcos Paradinas es redactor jefe de ELPLURAL.COM