La de Rajoy aboga por saludar el cese del terrorismo por parte de la banda y desde ahí otear el horizonte futuro sin violencia, afrontar el problema vasco (que lo es) desde la racionalidad, el interés general y, sobre todo, desde el realismo.

Los segundos, es decir, la caverna aznarista quiere que se mantenga el statu quo desde el argumento de que ETA debe ser “derrotada militarmente” como si ello, después de 43 años de acciones armadas, fuera posible. El acto organizado por la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES) que dirige Santiago Abascal, ¡algún dìa me explicarás muchacho quién financia todo ese tinglado!, tuvo en Aznar, que se dejó, su principal protagonista, coreado y jaleado por las figuras más señeras de la ultraderecha nacional.

Yo creo que en ese sector hay de todo: gente honrada y miserables que intentan hacer de un problema como ese su principal vía de sustento. De hecho lo vienen haciendo desde hace tiempo. Su único interés es que exista ETA para justificar sus mamandurrias y sus posiciones. Hay periodistas que se han hecho famosos y ricos gracias a la existencia de ETA. Este es un dato comprobable porque su talento profesional es tan pobre que hay que utilizar una gruesa lupa para encontrarlo. ETA ha sido su coartada y ahora están acojonados(as); hasta tendrán que dejar de utilizar escolta que en su día suplicaron de hinojos a Mayor Oreja. Y eso ha sido siempre, pese a que se quejan, un toque de distinción.

13TV Y COPE
En una ocasión, durante un debate en la marginal, cara y esperpéntica tele de los obispos (13TV) el veterano y orondo Raimundo Castro dijo algo que escandalizó a la concurrencia: que al sector de Mayor Oreja le venía bien que existiera ETA porque de lo contrario es muy difícil justificar su rol político. Idea que ya había dejado caer Felipe González que alguna experiencia tiene en estos asuntos. Naturalmente, la caverna le dilapidó.

Por cierto, que habrá que tomar nota del papelón que están haciendo los medios de la Iglesia en este asunto. Un papelón tipìco de “hooligans” ante un hecho muy grave. ¿Hay que entender que la Iglesia de Rouco Varela no quiere el fin de la banda? ¿Hay que colegir que la posición de los obispos españoles es la que marcan las líneas editoriales de COPE y 13TV? ¡Dígase!

A por Mariano
Un conocido personaje político del PP, talibán donde los haya en los tema etarras, me confesaba la pasada semana que si la primera declaración de Mariano Rajoy felicitándose por el fin de la violencia se hubiera producido en otras circunstancias “hubiera durado dos segundos al frente del partido…”

Estoy seguro de ello. Mariano lo único que hizo fue alegrarse porque ETA anunciara su stop a las acciones terroristas. Nada más. Pero claro esa posición no coincidía con la COPE, 13TV, INTERECONOMIA, LA GACETA y demás medios aperturistas y se lanzaron en tromba no a criticar a Rajoy, son conscientes de que será el próximo presidente del gobierno, sino a intentar mediatizarle e incluso amenazarle.

Seamos claros. ¿Acaso alguien en su sano juicio piensa que con Mariano en la Presidencia se va a pagar “precio político” a ETA? ¿Están “fumados” o qué? No, lo que intentan es amordazarle y ponerle grilletes en este asunto. Lo que es más obsceno es que se preste a ese ejercicio la persona que negoció con ETA, el mismo que los denominó Movimiento de Liberación Nacional (MLNV) y el mismo que acercó muchos presos al País Vasco.

Rajoy, persona práctica antes que nada, tratará de aprovechar la ocasión para liquidar un problema que lleva zarandeando a España durante medio siglo. Punto. Hablando, claro. Negociando, claro. Pero ni la unidad territorial nacional, ni Navarra ni precio político alguno. Como no lo hizo antes ningún otro jefe de gobierno. Ni siquiera José Luis Rodríguez Zapatero.

¡No sé por qué se escandalizan algunos cuando afirmo que Aznar hace tiempo que debería estar la mayor parte de su tiempo en un psiquiátrico!

Graciano Palomo es periodista y escritor, director de FUNDALIA y editor de IBERCAMPUS