[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"41881","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-369358 ","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"645","height":"354","alt":"Imagen tomada de uno de los v\u00eddeos que la app tiene en la plataforma Youtube. "}}]] Imagen tomada de uno de los vídeos que la app tiene en la plataforma Youtube.



Hace ahora poco más de un año (suele hacerlo a finales de cada ejercicio), Google Play hizo pública su lista de las mejores aplicaciones del curso, en ese caso de 2014. Entre ellas mencionaba la app Lumosity, toda una revolución basada en “estudios sobre neurociencia” según explican en la propia herramienta, que estaba avalada por millones de descargas en Estados Unidos.

Hace unos días se ha conocido que la Federal Trade Commission (algo así como la organización federal que protege a los consumidores norteamericanos) ha impuesto una multa de 2 millones de dólares a esta aplicación porque, tal y como se desprende de los datos que ofrece, este organismo no ha hallado pruebas científicas de lo que Lumosity anuncia en su publicidad.

Pero la cosa va más allá. Además acusa a sus responsables y a la empresa que la explota de aprovecharse de alguna manera del boom del riesgo y el temor que existe en la actualidad hacia enfermedades relacionadas con la pérdida de memoria para, de una forma u otra, hacer negocio.



No es nada extraño encontrar informaciones acerca de apps que 'venden' según qué ejercicios o juegos de habilidad que, supuestamente permiten que las neuronas trabajen más y, por lógica, incrementen la inteligencia y, a su vez, se convierten en hipotéticas armas contra enfermedades como el alzheimer.

Según justifica la Federal Trade Commission, la multa -insignificante para lo que ingresa Lumosity, pero significativa por su repercusión- se impone a la aplicación por fraude, y eso son palabras mayores.

Dudosa procedencia
La institución estadounidense también pone en entredicho la propaganda que la empresa hace en los diferentes soportes, considerando que las personas que participan en ellos como gente anónima que ofrece 'desinteresadamente' su testimonio son, como mínimo, sospechosas de falta de independencia.

En concreto, tal ycomo recoge la cadena de televisión 'NBC', algunos de los testimonios recogidos en la web “se solicitaron a través de concursos que prometían premios importantes, como un iPad o un viaje de ida y vuelta a San Francisco, donde la compañía tiene su sede”.

Opinión de la empresa
Por su parte, la compañía creadora de Lumosity, a pesar de que la sanción nace del acuerdo con la oficina estadounidense del consumidor, sigue defendiendo lo que dice en la aplicación. En declaraciones al citado medio, Lumos Labs indica que ha hecho "fuertes contribuciones a la comunidad científica”, mencionando el trabajo conjunto con el Proyecto Cognición Humana, “una plataforma de investigación colaborativa en línea para explorar el impacto de los ejercicios mentales en el desempeño de habilidades cognitivas”.

Además indicaron a 'NBC' desde Lumos Labs que, en realidad, la sanción de la FTC no se refiere “al rigor de nuestra investigación o la calidad de nuestros productos”, sino que apunta directamente al “lenguaje” utilizado en el márketing que ha servido para dar a conocer la aplicación. “Nuestro objetivo como empresa no va a cambiar”.

Lo más llamativo de todo, al margen de este caso específico, tiene que ver con la cantidad de apps de este tipo, que prometen resultados sobre cuestiones relacionadas con la salud sin un rigor científico pleno -algunas directamente son estafas que tratan de engañar a personas desesperadas- que se pueden encontrar en los dos supermercados de aplicaciones más importantes, es decir, iTunes y Google Play.