Las rebajas de este mes siguen siendo un clásico, será por aquello de que la famosa “cuesta” se nos hace más empinada cada año –por lo menos, a la mayoría-. Lo que ya hace tiempo que dejó de abrir los informativos del 7 de enero son las imágenes de multitudes agolpadas a las puertas de El Corte Inglés a la caza del chollo. ¿De quién es la culpa? De internet, claro, de quién si no.

El e-commerce en España no deja de crecer. Así lo demuestran los datos del 2017: se superaron los 19 millones de compradores online. Es decir, casi la mitad de la población española compra desde una pantalla de ordenador, móvil o tableta. Sin embargo, a las tiendas “físicas” todavía les queda cuerda y las grandes cadenas de distribución están dedicando esfuerzos y presupuesto a reinventar sus puntos de venta para convertirlos en lugares en los que disfrutar de verdaderas “experiencias”.   

“Las tiendas han de ofrecer experiencias”

Las tiendas han cambiado. La presión del e-commerce ha hecho que se reinvente el concepto de espacio para disfrute del consumidor. “Las tiendas físicas ofrecen, además de productos y servicios, experiencias que aportan un valor diferencial sobre el e-commerce”, afirman los responsables de El Corte Inglés.  

El e-commerce en España no deja de crecer: en 2017 se superaron los 19 millones de compradores online

No son los únicos que opinan así. Para Fnac, potenciar la diferenciación  respecto al comercio online es la línea de actuación óptima para incrementar el tráfico a sus tiendas  “Lo principal es que la experiencia de compra sea algo que sea recordado por nuestros clientes, bien porque su autor de cómic favorito le hizo un dibujo dedicado o porque escuchó un concierto de su grupo favorito en acústico y en petit comité “.  

Cliente único y omnicanal

Según los expertos de Caixabank, la clave está en conseguir tener un tipo de cliente único y omnicanal; es decir, que se beneficie de las ventajas que se les ofrece en ambos canales. Para la entidad, Lo importante es que “un cliente, que puede tener necesidades distintas en diversos momentos, cuente con los medios más adecuados para hacerlo en el instante que mejor se adecúe a sus necesidades”.

“Ir de compras” ya no solo significa adquirir artículos, sino sobre todo sumergirse y disfrutar de las tiendas con los cinco sentidos

Para El Corte Inglés es imprescindible ofrecer servicios omnicanales de tal forma que “la tienda física y la online se integren y complementen al mismo tiempo”

Un nuevo concepto comercial

Nos ha quedado claro que “ir de compras” ya no solo significa adquirir artículos, sino sobre todo sumergirse y disfrutar de las tiendas con los cinco sentidos. Pero, ¿es suficiente? La respuesta es no, además tienen que estar a la última para ofrecer al consumidor nuevos servicios que mejoren y faciliten aún más su experiencia de compra.

Las tiendas físicas no desaparecerán, pero tenderán a convertirse en centros de experiencia

Los líderes se han puesto las pilas y cada año van creando nuevos servicios como el  “Click&Collect” o “Click&Car” del Corte Inglés o el modelo  “Connect” de Fnac de tiendas con espacios donde los clientes pueden ver demostraciones de diferentes dispositivos y probar lo último en tecnología.

¿Desaparecerán las tiendas físicas?

A pesar de lo que auguren los gurús del e-commerce, a las tiendas físicas parece quedarles cuerda para rato. Cuando preguntamos a los responsables de Fnac si desaparecerán, la respuesta es categórica: “Rotundamente no, existen públicos para ambos formatos”. “Lo que sí creemos es que las tiendas físicas tenderán más a convertirse en centros de experiencia”. Opinión con la que están de acuerdo en El Corte Inglés: “La tienda física ya no solo se dedica a la venta de productos sino que ofrece interacción y experiencia, ocio”, afirman sus responsables.

Caixabank, por su parte, insiste en la importancia de combinar ambas opciones. “La tecnología y la innovación no deben ser vistas como rivales de la oficina, sino, al contrario, como elementos complementarios que nos permiten desarrollar nuevas formas de relación de los clientes”.

Así que, ya lo saben. Aprovechen los últimos días de rebajas para “ir de compras”. Y, si la cuenta corriente está en números rojos, no se preocupen: lo importante no es gastar, sino vivir “la experiencia”.